Inicio»Mundo»[IMÁGENES] Doctor pierde extremidades de su cuerpo por dejar que su mascota le lamiera el rostro

[IMÁGENES] Doctor pierde extremidades de su cuerpo por dejar que su mascota le lamiera el rostro

11
Compartidos
Google+

La historia del doctor Nel está dándole la vuelta al mundo, pues es un caso sumamente peculiar que podría afectar repentinamente a cualquier persona. Pues según su testimonio y el veredicto de médicos, contrajo una enfermedad por dejar que su mascota le lamiera la cara y zonas expuestas, como la boca, nariz, etc.

Nel tenía un perro raza Coker, que lamentablemente falleció, pero antes contagió a su dueño, provocando que este a la larga perdiera parte de su rostro, piernas y dedos de las manos, cambiando radicalmente el rumbo de su vida.

Nel era un psiquiatra británico de 50 años de edad, que adquirió un virus luego de que su perro lamiera una herida de sí mismo, envenenando su sangre y fluídos, los cuales fueron compartidos a través de la saliva con su dueño.

Su mascota murió rápidamente, en cambio Nel comenzó con una gripe habitual que le duró varios días, desencadenando posteriormente una septicemia; una grave infección en su organismo que ocasionó la descomposición cutánea de ciertas extremidades, que tuvieron que ser amputadas antes de extenderse.

 “Supe desde casi el principio que acabaría perdiendo las piernas y los dedos, pero no estaba seguro de lo que le pasaría a mi cara. Perdí la punta de la nariz y mis labios tienen cicatrices, me cuesta hablar y también tengo dificultades para comer”, confesó el doctor Nel en una entrevista.

De igual manera, contó a la audiencia que “tenía prácticamente el cuerpo entero negro: la cara, las manos, las piernas, debido a los daños en los tejidos causados por la coagulación anormal de la sangre, que es algo que pasa por el choque séptico”.

El doctor Nel estuvo cinco días en coma, y otros cuantos meses hospitalizado. Por lo que al recuperarse decidió compartir su historia y demostrar lo importante que debe ser la higiene con las mascotas; pues ciertas prácticas podrían desencadenar una enfermedad para la cual el cuerpo humano y la ciencia aún no están preparados.

Fuente: Sin Embargo 

Noticia anterior

Mujeres feligreses ahuyentan con látigos a feministas que vandalizaron su iglesia

Siguiente noticia

Prisión preventiva para padres de presunto feminicida prófugo