Inicio»Mundo»Escándalo en la boda de Nieto y Humphrey

Escándalo en la boda de Nieto y Humphrey

0
Compartidos
Google+

ANTIGUA, Guatemala (Agencias).— La boda entre Carla Humphrey y Santiago Nieto Castillo quedó marcada por la renuncia de la secretaria de Turismo de la Ciudad de México, Paola Félix Díaz, y la asistencia de la clase política mexicana que se dio cita en Guatemala.

La celebración por la unión en matrimonio entre la consejera del INE y el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) se realizó el sábado en el Hotel Santo Domingo, de la ciudad de Antigua.

A la celebración acudieron Paola Félix, hoy extitular de Turismo en la Ciudad de México; Layda Sansores San Román, gobernadora de Campeche; Horacio Duarte, administrador general de Aduanas del SAT; Yazmín Esquivel, ministra de la SCJN y su esposo el empresario José María Riobóo; María de la Luz Mijangos, fiscal Anticorrupción de la FGR.

El exconsejero electoral Jaime Cárdenas; Sergio Gutiérrez, legislador de Morena y presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Baja; Javier López Casarín, diputado federal del PVEM, y Maximiliano Reyes, subsecretario para América Latina y el Caribe de la SRE.

Además de Quirino Ordaz Coppel, exgobernador de Sinaloa; Josefina Vázquez Mota, senadora del PAN; José Calzada Rovirosa, exgobernador de Querétaro, y Carolina Viggiano, diputada federal y secretaria general del PRI, de acuerdo con los medios Reforma y La Jornada.

Reforma detalló que a la boda de Carla Humphrey y Santiago Nieto fueron más de 300 invitados, mientras que La Jornada agregó que versiones entre funcionarios indicaron se realizó en ese país “para tranquilidad de los contrayentes debido a sus cargos, así como de los invitados”.

La celebración no había tenido mayor trascendencia hasta que se dio a conocer que Paola Díaz Félix fue retenida el viernes 5 de noviembre en el Aeropuerto Internacional La Aurora de Guatemala, con 35 mil dólares que no se habían declarado a las autoridades, repartidos en siete sobres blancos, cada uno con 50 billetes de 100 dólares.

Noticia anterior

CHANEKE, POR CETRO WELTER

Siguiente noticia

Credibilidad de cumbre climática está en juego