Tribuna Campeche

Diario Independiente

OTUMBA, ESTADO DE MÉXICO, 22DICIEMBRE2020.- Elementos de la secretaría de la Defensa Nacional y de la Marina, detectaron un túnel de huachicoleo conectado al poliducto Tuxpan-Azcapotzalco de Pemex, del cual se extraía combustible esto en la comunidad de Cuautlacingo. FOTO: SEDENA /CUARTOSCURO.COM

Huachicoleros no dan tregua

Da click para más información

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— Los huachicoleros no dan tregua a Petróleos Mexicanos (Pemex) y extraen empaquetados completos de combustibles.

La filial Pemex Logística sigue reportando desviaciones de gasolinas, diésel, turbosina y hasta petróleo crudo en el proceso de inyección de producto en un punto inicial de ductos y a lo largo de los kilómetros que recorre, lo que lacera las finanzas no sólo de la empresa, sino del país.

De enero a junio, la delincuencia organizada dedicada a la sustracción de combustibles en la red de ductos de la petrolera  —aproximadamente 17 mil kilómetros— extrajo, durante el proceso de transporte, un promedio de 229 mil barriles mensuales. Pero hubo meses, concretamente abril, en el que la desviación alcanzó 318 mil barriles.

Las cifras y el modus operandi de los huachicoleros permite inferir, según  los datos aportados por Pemex, que se está centrando en la extracción de diésel, que  es más fácil vender entre el transporte público federal de carga y pasaje en diversos puntos clandestinos de la red federal de carreteras, tanto libre como de autopistas de cobro.

En marzo se reportó el mayor saqueo de diésel, 99 mil barriles, más de la mitad del total de combustibles extraídos ilegalmente de ductos de Pemex, que sumó 180 mil toneles.

La información más reciente, revela que en junio, de mil 114 registros de empaquetado de diversos productos inyectados a ductos para su transporte, al menos 119, que representan 11 por ciento, nunca llegaron a su destino.

Es decir, casi dos millones 125 mil barriles de diésel, gasolinas regular y Premium, así como turbosina se perdieron, a consecuencia de tomas ilegales colocadas en los tubos de Pemex.

El gerente de Regulación, Medición, Calidad, Balance y Desarrollo Comercial de Pemex Logística, Stephano Antonio Fonseca, reconoció durante la sesión Ordinaria 43 del Consejo de Administración de la filial del nueve de junio “que el robo de combustibles representa cuantiosas pérdidas financieras, riesgo de desabasto, daño a los activos, afectaciones ambientales y riesgo a la población”.

La petrolera no deja de insistir en que, por la naturaleza del negocio, “está expuesta a riesgos de conductas criminales para desviar petróleo crudo, gas natural o productos refinados de ductos, incluyendo el robo y alterando la calidad de productos”.