Tribuna Campeche

Diario Independiente

Entra la economía en recesión técnica

Da click para más información

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— Durante el cuarto trimestre del año pasado la economía mexicana registró retroceso de 0.1% respecto al periodo inmediato anterior, de acuerdo con los datos de la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) trimestral publicados por el Inegi.

De confirmarse lo anterior, y tomando en cuenta que en el tercer trimestre del año pasado el PIB ya había reportado disminución secuencial de 0.4%, se habrían acumulado dos periodos consecutivos de retrocesos, con lo que el efecto rebote de la recuperación se agotó y la economía estaría entrando en una nueva etapa recesiva, consideraron especialistas.

Para el director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz, el país está ante la posibilidad de que se presenten dos recesiones en el mismo sexenio, con lo que sería la primera ocasión en que eso ocurra desde la administración de Miguel de la Madrid.

En términos generales, una recesión técnica se registra cuando el PIB reporta dos contracciones trimestrales consecutivas, fenómeno que anunciaría una desaceleración o estancamiento de la economía.

“Hay muchos economistas que se cuestionan si la economía mexicana entró en una nueva recesión por tener dos trimestres consecutivos de contracción secuencial. También cabe la posibilidad de que la recesión iniciada en 2019 o 2020 no hubiera concluido”, dijo Julio Santaella, expresidente del Inegi, en la misma red social.

“Dejemos que se pronuncie el Comité para el Fechado de los Ciclos Económicos, alojado por el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), sobre esta fase de la economía mexicana”, agregó el exfuncionario.

Ese comité, que se instaló en marzo del año pasado, aún no emite su opinión.

 

DEBILIDAD

EN SERVICIOS

Por segmentos, el sector servicios, relacionado con el comercio, transporte, finanzas y profesionales, entre otros, fue el más débil de la economía, con una contracción de 0.7% en los últimos tres meses del año contra el periodo anterior, ligando dos trimestres a la baja.

Por su parte, las actividades industriales reportaron un crecimiento trimestral de 0.4% y en terreno positivo por seis trimestres consecutivos. La minería, junto con cierta resiliencia en las manufacturas, contribuyó al crecimiento industrial.

El sector agropecuario aumentó 0.3% entre octubre y diciembre del año pasado, tasa inferior a la de 1.3% registrada en el periodo anterior, por reportes climáticos desfavorables y una base de comparación difícil.

 

EFECTO SE DISIPA

La publicación del dato del PIB sienta un contexto negativo, pues la economía mexicana se desconecta de la lógica global que ha llevado a recuperarse a varios países, incluyendo Estados Unidos, advirtió Daniel Arias, analista económico de Monex.

Tras haber caído la economía mexicana 8.4% en 2020, se esperaba que tuviera un efecto rebote, como en otras crisis, de hasta 6.3%; sin embargo, ante los débiles resultados de los últimos dos trimestres, el crecimiento de todo 2021 se estima que fue de 5%, con lo que la actividad económica se ubica 3.8% debajo del nivel alcanzado en 2019, previo a la pandemia.

La misma fragilidad también se aprecia en la magnitud del rebote, pues el crecimiento del año pasado equivale a 60% de la caída en 2020, mientras que en 2010 el avance del PIB representó 97% de la baja del año anterior y en 1996, tras el efecto tequila, el rebote fue de 107%.