Tribuna Campeche

Diario Independiente

Deuda mundial, arriba de niveles de prepandemia

Da click para más información

EL 25% DE PAÍSES EMERGENTES TIENEN PROBLEMAS DE ENDEUDAMIENTO

WASHINGTON (Reuter).— La deuda pública y privada mundial experimentó en 2021 su mayor caída en 70 años, tras alcanzar máximos históricos por los efectos del Covid-19, pero en general se mantenía muy por encima de los niveles previos a la pandemia, según informó ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En un blog publicado con su novedoso Monitor de Deuda Global, el FMI dijo que la deuda total pública y privada disminuyó en 10 puntos porcentuales, hasta el 247% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial en 2021, desde su pico del 257% en 2020. Esto se compara con el 195% del PIB en 2007, antes de la crisis financiera mundial.

En términos de dólares, la deuda mundial siguió aumentando, aunque a un ritmo mucho más lento, alcanzando un récord de 235 billones de dólares el año pasado.

El prestamista mundial señaló que la deuda privada, que incluye las obligaciones de las empresas no financieras y de los hogares, impulsó la reducción general, disminuyendo en seis puntos porcentuales, hasta el 153% del PIB, citando datos de 190 países. El declive de cuatro puntos porcentuales de la deuda pública, hasta el 96% del PIB, fue el mayor de las últimas décadas.

Las oscilaciones inusualmente grandes de los ratios de deuda —o “montaña rusa de la deuda mundial”— se debieron al repunte económico tras la crisis de Covid-19 y al rápido aumento de la inflación, según el FMI.

La dinámica de la deuda varió mucho entre los distintos grupos de países. Las economías avanzadas registraron el mayor descenso, con una reducción de la deuda pública y privada del 5% del PIB el año pasado, seguida de resultados similares en los mercados emergentes, excluida China.

No obstante, los países de renta baja vieron cómo sus ratios de deuda total seguían aumentando en 2021, impulsados por una mayor deuda privada, con una deuda total que alcanzó el 88% del PIB.

Existe una creciente preocupación sobre la capacidad de los países de renta baja y media para pagar sus deudas, ya que se estima que el 25% de los países de mercados emergentes y más del 60% de los de renta baja se encuentran en dificultades de endeudamiento o cerca de ellas.