Tribuna Campeche

Diario Independiente

Gasolina en México, entre más caras de AL

Da click para más información

HASTA DICIEMBRE 12 EL PRECIO PROMEDIO POR LITRO FUE DE 23.78 PESOS: ANALISTAS

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— Cargar gasolina se volvió más caro en México que en la gran mayoría de países de América Latina, debido a que la Secretaría de Hacienda necesita recuperar parte de los subsidios que otorgó este año, explicaron analistas.

El precio promedio de la gasolina en el país fue de 23.78 pesos por litro el pasado 12 de diciembre, de acuerdo con datos oficiales recabados por Global Petrol Prices, que es utilizada como fuente de información por el Gobierno Federal y el Banco de México (Banxico).

En su informe más reciente, la consultora muestra que el combustible en las naciones latinas se vendió en promedio a 21.16 pesos, es decir, 2.62 pesos más barato que en México. Eso significa que llenar un tanque de 40 litros en la región cuesta 105 pesos menos que aquí. En Colombia y Ecuador se requiere gastar la mitad que en México, mientras que en Brasil y Argentina el litro cuesta menos de 20 pesos. Estados Unidos y Canadá también ofrecen gasolinas más baratas.

Los combustibles se comercializan más caros en México debido a que el mercado no se encuentra completamente liberalizado, pues la Secretaría de Hacienda ajusta semanalmente el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) para mantener el precio estable, de modo que cuando las cotizaciones internacionales se elevan, aplica un subsidio para contener el impacto en las gasolinas, como sucedió a lo largo de este año, dijo Alejandro Montufar, director de Petro Intelligence.

Sin embargo, ahora que comenzaron a bajar los precios internacionales, por la expectativa de que haya un menor consumo mundial de combustibles, la autoridad reduce el subsidio y el ahorro no se refleja totalmente como en otros países.

“El Gobierno tiene un boquete en sus finanzas por el estímulo que inyectó este año y ahora tiene que recuperar una parte. Esta política te protege un poco cuando hay incrementos internacionales, pero si hay disminuciones, el Gobierno se queda con una parte para las arcas públicas”, explicó.

Hacienda arrastra una pérdida de casi 89 mil millones de pesos por sólo IEPS de gasolinas y diésel de enero a octubre pasado, el peor saldo negativo de la última década para un lapso similar, no obstante, también dio apoyos adicionales a las estaciones de servicio mediante el ISR e IVA, lo que tuvo un costo extra para el erario.