Tribuna Campeche

Diario Independiente

La CNDH expresó que deben implementarse las medidas pertinentes para su protección y, en su caso, el plan de restitución integral una vez que son rescatados de dichas redes para salvaguardar sus derechos.

Sin acciones ante reclutamiento de niños por delincuencia organizada

Da click para más información

Pobreza, marginación, inseguridad, entre otros, facilitan criminalización

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exhortó a las autoridades federales, estatales, municipales y comunitarias para adoptar las acciones necesarias para evitar que los niños y adolescentes sean reclutados por la delincuencia organizada.

En comunicado, el organismo expresó que deben implementarse las medidas pertinentes para su protección y, en su caso, el plan de restitución integral una vez que son rescatados de dichas redes para salvaguardar sus derechos.

“Este organismo ha tenido conocimiento de múltiples notas periodísticas que permiten ver el riesgo en que se encuentran los menores de edad ante el reclutamiento forzado para formar parte del crimen organizado”.

En diversos reportajes, señaló, se recaban testimonios de jóvenes que fueron reclutados a temprana edad por el narco y dejan ver los múltiples factores que los colocaron en una situación vulnerable frente a estos grupos que ponen en riesgo su integridad psíquica, física y, en ocasiones, hasta su vida, siendo víctimas de trata de personas en sus diferentes modalidades, además de obligarles a consumir drogas entre otras actividades que ponen en riesgo su bienestar y desarrollo integral.

De acuerdo con el “Estudio Reclutamiento y utilización de niñas, niños y adolescentes por grupos delictivos. Acercamientos a un problema complejo”, en estos casos intervienen diversos factores de carácter individual, familiar, comunitario, contextual, escolar, e influyen aspectos como la edad, el género, situaciones personales, tipo de familia, violencia familiar, abandono, violencia escolar, deserción escolar, discriminación, pobreza, marginación, desigualdad, inseguridad, contacto con personas implicadas en la delincuencia, migración y migración forzada, falta de oportunidades, presencia de grupos delictivos en la zona donde viven, entre otros.

“Esto, facilita el alistamiento y utilización de menores de edad por parte de la delincuencia organizada”.

Por ello, la CNDH solicitó a las autoridades que de manera urgente y vinculada y en su calidad de garantes implementen las acciones necesarias para evitar la criminalización y revictimización de estas poblaciones y se elabore el plan integral de restitución de derechos para su atención y protección, tomando en consideración su autonomía, sus necesidades y características específicas, así como medidas de prevención para evitar que se sigan perpetuando este tipo de prácticas, desde una perspectiva de derechos humanos y de género atendiendo su interés superior.

Asimismo, realizar política pública, reforma legislativa, programas y acciones dirigidas a la niñez y adolescencia para la intervención oportuna y eficaz para su recuperación física, psicológica, reintegración social y garantizar el acceso a la procuración e impartición de justicia, protegiendo su identidad y, en consecuencia, prevenir posibles violaciones a sus derechos humanos desde el entorno familiar, comunitario y el Estado en sus tres órdenes de Gobierno.