Tribuna Campeche

Diario Independiente

Sin electricidad 2 millones y cancelados miles de vuelos

Da click para más información

ESPERABAN EN EU LA NOCHEBUENA MÁS FRÍA DE SU HISTORIA

ESTADOS UNIDOS (Reuter).— Una tormenta ártica asolaba gran parte de Estados Unidos ayer, dejando a casi dos millones de personas sin electricidad, al menos 14 muertos en accidentes de tráfico relacionados con el tiempo y miles de personas varadas debido a la cancelación de vuelos.

Mientras se esperaba que el descenso de las temperaturas provoque la Nochebuena más fría jamás registrada, los sistemas energéticos de todo el país se vieron sometidos a tensiones por la creciente demanda de calefacción y los daños causados por la tormenta en las líneas de transmisión.

Alrededor de 1.8 millones de hogares y empresas estadunidenses se habían quedado sin suministro eléctrico a primera hora de ayer, según el sitio de seguimiento Poweroutage.us.

Muchas compañías eléctricas pidieron a sus clientes que ahorren energía no encendiendo los electrodomésticos grandes y apagando las luces innecesarias.

Las interrupciones también alteraron las rutinas diarias y los planes de vacaciones de millones de estadounidenses durante uno de los periodos con más desplazamientos del año.

Casi dos mil vuelos fueron cancelados ayer, con un total de cuatro mil retrasos, según el servicio de seguimiento de vuelos FlightAware.

La Asociación Americana del Automóvil calculó que 112.7 millones de personas tenían previsto alejarse 80 kilómetros o más de sus casas entre el viernes y el dos de enero, pero el tiempo tormentoso que se avecinaba durante el fin de semana probablemente hizo que muchas de ellas se quedaran en casa.

Accidentes de tráfico mortales en todo el país dejaron al menos 14 muertos por choques relacionados con el tiempo, según informaron los medios de comunicación.

Dos automovilistas murieron y otros muchos resultaron heridos en una colisión múltiple de 50 vehículos que provocó el cierre de la autopista Ohio Turnpike, en ambas direcciones, durante una tormenta de nieve cerca de Toledo, lo que obligó a evacuar en autobús a los automovilistas varados para evitar que se congelaran en sus coches, según las autoridades.

Tres de las muertes se registraron en Kentucky, donde el gobernador Andy Beshear llamó ayer a los residentes a “quedarse en casa, mantenerse a salvo, mantenerse con vida”.