Tribuna Campeche

Diario Independiente

Bloquean taxistas dos sectores de avenida por unidad retenida

Una vez más hubo anarquía; paran a grúa por un compañero que propició accidente

Molestos por la detención de la unidad 7150, responsable de chocar una moto, taxistas del FUTV bloquearon durante tres horas dos sectores de la avenida Héctor Pérez Martínez, una de las más transitadas de la ciudad, como medida de presión para la liberación del vehículo.

No obstante, finalmente tuvieron que pagar mil 91 pesos por el arrastre del taxi y dos horas de custodia a la empresa Grúas Escárcega, cuya administradora, Martha Mota, también es socia del Frente Único de Trabajadores del Volante (FUTV).

Una vez más, la impunidad y la anarquía con que actúan los taxistas quedaron demostradas, pues de manera irresponsable, bloquearon la avenida, interrumpieron el tráfico vehicular y confirmaron el poder que tienen. Es más, hasta el pastor Edmundo Escalante, papá de la tesorera de la Comuna, se dio el lujo de azuzar para el cierre de las calles, pues es pariente del chofer del taxi retenido.

 

EL PERCANCE

Alrededor de las 11:30 horas, el taxi tipo Atos, con número económico 7150 y placas DHH 4709, manejado por Iván Leonardo Ruelas Santos, circulaba en la avenida Héctor Pérez Martínez, con dirección al Centro de la ciudad, pero entre las calles 35 y 37 no se percató que atrás de él circulaba una moto, de la marca Itálika, color roja, conducido por Davis López Hernández, repartidor de pollos, y lo arrolló.

El choque se debió a que el taxista invadió el carril derecho en su afán de atender el llamado de unas personas. Los daños fueron mínimos, pero los responsables no llegaron a un acuerdo, lo que ameritó la presencia de elementos de la Dirección de Seguridad Pública y Protección a la Comunidad y se solicitó la  intervención de la empresa Grúas Escárcega.

El perito en turno, Javier Pérez Solís, ordenó que ambas unidades fueran trasladadas al corralón de esa empresa. En un principio, las cosas parecieron solucionarse, pero en cuestión de minutos, comenzaron a llegar otros ruleteros y las cosas se complicaron e impidieron el arrastre de los vehículos.

 

PRIMER CIERRE

Los taxistas pararon la grúa una vez que había dado vuelta en la calle 35, de la misma avenida donde había ocurrido el accidente, para dirigirse a su corralón. Los ruleteros decidieron cerrar ambos carriles de esa arteria, lo que ameritó la presencia de elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) a fin de poner orden.

Los reclamos, dimes y diretes, incluso hasta recordatorios familiares no se hicieron esperar; los taxistas se amacharon y retuvieron la grúa.

Los elementos policiacos dialogaron y trataron de llegar a un acuerdo con los ruleteros, a fin de no afectar el tránsito en dicha avenida, pues, el mediodía es un horario pico por la salida de alumnos de las escuelas primarias.

El primer acuerdo, fue que la grúa llegaría a su corralón y allí liberarían la unidad, tras el pago del arrastre, para luego, acudir a las oficinas de la Policía Municipal para la aplicación de la multa correspondiente.

“¡No se van a llevar el taxi!”, gritaron los “dueños” de las calles, pero al final accedieron y se reabrió el paso a los vehículos.

 

SEGUNDO BLOQUEO

Todo hacía suponer que era cuestión de minutos la solución al conflicto, pero la situación se complicó alrededor de las 12:40 horas al llegar a la altura del cementerio municipal, a unos metros de la glorieta de la avenida Solidaridad y del Obelisco de la ciudad.

Ante la petición de Martha Mota López, representante de la empresa Grúas Escárcega, de cobrarles el arrastre, de nueva cuenta los taxistas bloquearon en esa zona. Allí permaneció retenida la grúa  poco más de una hora sin que el problema se solucionara, y de nueva cuenta se requirió la presencia del perito de la Policía Municipal.

Tras nuevos alegatos y gritos, los taxistas no tuvieron otra opción que pagar mil 91pesos por el arrastre y custodia de dos horas de la grúa. Luego, los propietarios de la moto y del taxi acudieron a cumplir con la multa ante la Comandancia de la Policía Municipal, con lo que se solucionó la gresca que obligó al cierre de dos sectores de una de las avenidas principales de la ciudad.

La protesta concluyó alrededor de las 14:30 horas.