Tribuna Campeche

Diario Independiente

Es deficiente el sistema de drenaje en Escárcega

Se inundan viviendas, lotes, comercios y dos avenidas

Las deficiencias del drenaje de la ciudad queda de manifiesto cada vez que llueve, pues el volumen de agua sobrepasa el nivel de banquetas y genera inundaciones de viviendas y encharcamientos de predios, no solo en colonias apartadas del centro, sino en las principales avenidas.

Uno de los principales problemas se da en las avenidas Héctor Pérez Martínez y Justo Sierra Méndez, que son las dos principales arterias de la ciudad. Desde que las autoridades decidieron tapar el drenaje de la calle 45 la situación se ha complicado, pues el agua no tiene salida con prontitud, y eso origina encharcamientos e inundaciones.

 

APATíA

Personal de Protección Civil y de la Dirección de Obras Públicas no buscan una solución. Las familias padecen el problema y hay inconformidades, pues también se afecta a varios negocios que funcionan en esas avenidas.

Vecinos de esta ciudad, encabezados por José Dolores Pedroza, Marco Pacheco Hernández, Carlos Miguel Moreno y Armando Eleuterio Jiménez, dijeron que a las autoridades no les importa la suerte de los ciudadanos, porque solo les queda unos días para dejar el poder.

En los días que faltan para que cumplan con su periodo que marca la ley, no harán nada. Seguirán con su postura de mostrarse apáticos e irresponsables, y el temor de muchos ciudadanos es que las lluvias van a continuar, con la seguridad de que dejarán más problemas a las familias.

Si eso sucede en las principales avenidas, no queremos pensar cuál es la situación que se vive en las colonias apartadas del Centro. Es innegable que el drenaje es deficiente, todo se complicó porque las pocas calles que se reconstruyeron no se le consideraron los niveles correspondientes, lo que origina que queden inundadas y se aneguen patios y viviendas.

En los últimos días, expusieron, se ha demostrado que el problema es serio, pues en caso de llover varias horas con intensidad se corre el riesgo de que muchas casas en zonas “privilegiadas” de la ciudad queden inundadas, a consecuencia de malas decisiones de las autoridades tanto en la construcción de calles como en la falta de limpieza de alcantarillas.