Tribuna Campeche

Diario Independiente

Suspenden labores

A unos horas de que tome posesión la nueva administración que presidirá el priista Atilano Mosqueda Aguayo, trabajadores sindicalizados de las demás áreas de la Comuna pararon labores ayer, en protesta por el adeudo de más de dos millones de pesos que mantiene el Ayuntamiento con la Caja Solidaria Fomepade S.A.P.I. de C.V., Sofom E.N.R, que otorga créditos a los empleados.

La Comuna inició el pago de prestaciones laborales, como parte proporcional de aguinaldo, primas vacacionales, días 31, entre otros, pero no aclararon lo del adeudo con esa compañía, pese a que quincenalmente a los trabajadores les realizaban el descuento.

Los dirigentes del sindicato de los Tres Poderes, encabezados por su secretario general, Luis Gonzaga Huicab, manifestaron que la única responsable del problema es la tesorera Yuliana Escalante Cervantes, y pidió que se la investigue por esta cuestión, además de que tendrá que aclarar el destino del dinero.

Por esta situación, dijeron, todos los agremiados decidieron sumarse al paro de labores en protesta por lo ocurrido, tal y como sucedió el martes por la tarde cuando asalariados del Sistema Municipal de Agua Potable inactivaron seis bombas, como medida de presión ante la cerrazón de las autoridades locales por buscarle una solución al conflicto.

Hasta ayer al mediodía, los sindicalizados no habían tenido un acercamiento con personal de la alcaldía, y el mandatario Fernando Caballero Buenfil se encontraba en la ciudad de Campeche. Alrededor de las 13:00 horas pidió que la directiva del sindicato viajara a Champotón, donde dialogaría, pero no se informó del resultado de la junta.

“Nuestra postura será siempre la de apoyar al trabajador, no queremos otra cosa que mejores condiciones laborales. El Ayuntamiento ha incumplido con el pago a la caja solidaria y nosotros no somos responsables; se nos descuenta quincenalmente lo que debe amortizarse, y no hacerlo quiere decir que hay cuestiones turbias”, expresó entre otras cosas Gonzaga.

Aseveró que no descansarían hasta que les aclaren el problema y les digan qué ha pasado, y que la Comuna asuma su responsabilidad.

El líder afirmó que no se trata de perjudicar a la ciudadanía con la suspensión del servicio de agua, sino que es una medida de presión para que les hagan caso.

Hasta ayer por la tarde, el gobierno municipal no había emitido ningún comunicado ante los reclamos  y en las oficinas de la Tesorería se negaron a explicar lo que pasaba. “La tesorera no está”, fue la contestación.

En la presidencia, en cambio se observaron caras largas por el lado de quienes dejarán de laborar con la llegada de las nuevas autoridades.