Inicio»Municipios»ARIC Frigorífico no deja beneficios: UGR

ARIC Frigorífico no deja beneficios: UGR

0
Compartidos
Google+

ESCÁRCEGA.- A ocho años de pasar mediante renta a la iniciativa privada, la ARIC Frigorífico de Campeche, con la razón social de Frigorífico Supremo, administrado por el consorcio de los hermanos Alarcón Rubio, no ha dejado beneficio alguno.

Pero sí adeudan 900 mil pesos a la Unión Ganadera Regional (UGR), y podrían ser denunciados mediante un juicio civil, afirmó Omar Arjona Ceballos, presidente de esta agrupación.

En conferencia de prensa, expuso que en los próximos días una comisión de ganaderos visitará la industria para conocer el estado que guardan las instalaciones y de los problemas que enfrentan.

La factoría no puede desaparecer porque representa un órgano regulador de precios, pero es obvio que se requiere la entrada de más inversionistas. Hay personas que buscan utilizar el frigorífico, pero no se han podido arreglar con los actuales arrendatarios.

Los hermanos Alarcón Rubio tienen un contrato de 15 años para trabajar la factoría, de los cuales, solo les quedan siete.

Hace unos meses se declararon en quiebra, informaron que no podían pagar la renta inicial de 100 mil pesos mensuales, acordamos bajarlo en un 50 por ciento para que estén al día y no lo han hecho, ahora nos deben 900 mil pesos de año y medio, indicó.

 

VENTA

Hasta donde sabemos, dijo Arjona Ceballos, el Frigorífico Supremo apenas logra trabajar en un 20 por ciento de su capacidad, y eso podría deberse a que los ganaderos no finalizan el trabajo de engorda de sus animales.

El productor prefiere vender el hato de 200 kilos fuera del Estado, por la urgencia económica y por el encarecimiento de los granos. Un becerro, para que sea procesado en cortes en la factoría requiere de al menos 400 kilos.

Si se ha dejado de engordar es porque no es negocio. Concluir el proceso de finalización representa mucha inversión, aunque también dejaría más ganancias.

Con los precios actuales, el becerro en pie de 200 kilos puede costar hasta 10 mil pesos y el de 400 podría cotizarse en 16 mil pesos.

En lo que si tenemos que trabajar, es en crear un esquema para los productores que permitan el trabajo de engorda del hato. Hay que buscar soluciones, pero de ninguna manera puede desaparecer esa factoría porque es la que regula en la actualidad los precios, dijo.

Noticia anterior

Colisionan camionetas

Siguiente noticia

Dan becas a cheneros destacados