Inicio»Día de muertos»Afectó carestía a los pixanitos

Afectó carestía a los pixanitos

0
Compartidos
Google+

CALKINÍ.— A partir del mediodía en los hogares empezó la humareda como señal de los tradicionales pibipollos o mucbipollos, como también se les conoce, para rendir culto a sus fieles difuntos que se adelantaron al viaje sin retorno y que ayer, fue para los niños o almas pequeñas, aunque en muy pocos hogares realizaron estas tradiciones.

Se espera que hoy, la mayoría rinda tributo a los fieles difuntos mayores. Solo el 40 por ciento de las familias realizaron esta tradición

Según doña Dulce María Uc Cohuó, cada año ofrece esta ofrenda los días 31 de octubre y 1 de noviembre, se colocan en el altar los pibipollos, dulces de calabazas, papaya, ciruela, nance y de pan, pan de muerto y el rico chocolate, que no puede faltar en la mesa para darle el toque perfecto a estas tradiciones que se niega a morir en el Camino Real.

Y como es costumbre, las familias Chi Canché y Uc Cohuó, de la calle 17, su hogar fue un centro de convivencia entre los vecinos y familiares.

 

LLUVIAS APAGAN HORNOS

Fuerte aguacero de 30 minutos cayó ayer desde las tres de la tarde, lo que impidió el buen cocimiento de los pibes del Hanal Pixán, a ofrendar en los altares de almas de los niños fallecidos, por lo que varios hornos del subsuelo se mojaron y el agua que se estancó se filtró hasta humedecer la tierra y apagar la leña verde prendida.

Así lo dieron a conocer Javier Canul, Florentino Noh, Lourdes López, Fabián May y Róger Santiago, vecinos de los barrios de Kilakán, San Luis Obispo, San Martín y la Fátima, relataron que los pibes de frijol verde de xpelón y los de pollo no se cocieron, mismos que enterraron desde las dos de la tarde, cuando el sol alumbraba en todo su esplendor.

 

REGULAR  VENTA  NOCTURNA

Aunque se notó concurrido el mercado, pocos adquirieron los ingredientes para la elaboración de pibipollos.

El pan de muertos, chocolate, flores y el xpelón subieron de precio, hubo además dulces de calabaza, pan, papaya, tejocote y caña, y un sinfín de productos para la elaboración y decoración de los altares para este Día de Muertos.

El kilogramo de achiote que estaba en 14 pesos se incrementó a 16, y en estos  días llegó a 30 pesos en el mercado público, en el tomate tuvo el mismo problema, mientras que no hubo alteración en uvas, manzanas y peras.

No se quedaba atrás la venta de carne de cerdo, gallina y  pollo, cuyos  precios por kilogramo se mantuvieron sin alteración.

Pese a la estancada economía, los calkinienses adquirieron los insumos para los preparativos del Día de Muertos o Hanal Pixán, en el Camino Real, tradición milenaria que se niega a morir.

En las centrales de abastos de la cabecera municipal y las Juntas Municipales de Dzitbalché, Bécal y Nunkiní, las ventas se hicieron notar ayer, cuando en su mayoría de las casas preparan el rico y delicioso pibipollo para la reunión familiar.

Los precios en las Juntas Municipales fueron respetados.

Noticia anterior

Chocan motos en Santa Ana

Siguiente noticia

Colectivo impacta a reportero gráfico