Inicio»Municipios»“Porque polvo eres y en polvo te convertirás”

“Porque polvo eres y en polvo te convertirás”

0
Compartidos
Google+

CHAMPOTÓN.— Al recibir ayer la cruz de ceniza, los católicos del municipio dieron por empezada la Cuaresma, tiempo  que sirve para vivir la  conversión del corazón y sostener ayuno, hacer oración y practicar la piedad, para  experimentar el perdón y la misericordia de Dios Padre, y estar preparados para vivir el camino a la Pascua del Señor Jesucristo”, expresó el párroco de la iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes,  Francisco Verdejo Aguilera.

El cura brindó estas palabras al oficiar la primera misa de la fecha, a las 10:00 horas.

Al momento de grabar el símbolo en la frente de los feligreses, dijo que todo católico  debe alejarse de las ocasiones de pecar,  pues por ello recibe el signo, en señal de  penitencia.

En Miércoles de Ceniza se inicia la lucha para eliminar de la vida el pecado; por eso  portarlo en la cabeza representa  el camino que conducirá a la Pascua, por lo tanto el pueblo de Dios debe caminar hacia la verdad intensificando su oración, explicó.

Luego leyó un versículo de la Santa Biblia, específicamente del Libro de Judith, en que señala que “todos los israelitas: mujeres y niños, que vivían en Jerusalén, se postraron ante el  templo, se pusieron cenizas en la cabeza y vistieron de luto ante el Señor”, significando que desde esos tiempos existe la costumbre de echarse la cruz.

 

EN CALAKMUL

En la parroquia de San Isidro Labrador de Xpujil se llevó a cabo ayer la misa en donde se impuso la cruz de Miércoles de Ceniza, siendo Facundo Jimárez Meneses el encargado de oficiar la ceremonia, siguiendo el calendario litúrgico de la Iglesia Católica.

Durante la misa, el presbítero, al  momento de poner la cruz en la frente de los asistentes, les recordó que hoy inician los 40 días de penitencia para buscar a Dios mediante la oración. Por tanto les pidió arrepentirse de sus pecados y hacer obras de caridad, en relación igual con la Pascua.

“Polvo eres y en polvo te convertirás”, les dijo a cada uno de los parroquianos al momento de marcarlos con la cruz, no importando si era chico o grande.

 

EN CANDELARIA

“La imposición de la cruz de ceniza nos recuerda que somos polvo y al polvo volveremos, por lo que es necesario reconciliarnos con Dios, arrepentirnos y creer en el Evangelio, señaló ayer por la mañana el presbítero José Liborio Bucio Lima al oficiar la misa y estigmatizar las frentes de los feligreses en la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria.

El rito marcó la conclusión de las fiestas del Carnaval y dio por iniciada la Cuaresma.

Ante cientos de fieles que desde las 7:00 de la mañana se dieron cita en el templo, Bucio indicó que comienza así una estación espiritual relevante para todo cristiano que quiera prepararse dignamente para vivir la Pascua y reconciliarse con Dios.

Oración, ayuno y obras de misericordia, solicitó a la grey presente.

“Vivimos en un mundo en que al Hombre le gusta que lo aplaudan; pero el Señor dice a los cristianos que lo que hagamos él lo sabe; no los hombres”, especificó.

Finalmente, decenas de devotos acudieron a recibir la señal de ceniza en la frente, asumiendo así la jornada cuaresmal.

 

EN PALIZADA

Los feligreses paliceños acudieron a la misa del mediodía en la parroquia de San Joaquín, para recibir la cruz de ceniza, con lo cual dio inicio el periodo de Cuaresma.

La celebración estuvo a cargo de los ministros, quienes explicaron que este periodo de 40 días permite a los católicos involucrarse de lleno en la vida de Cristo.

Se trata de un tiempo de conversión espiritual hacia la fe en el Hijo de Dios, por lo que exhortaron a los asistentes a realizar un examen de consciencia y a que asuman el dolor que implica haber cometido pecados.

Además, expusieron como alternativa para reencontrar el camino con el Creador, practicar penitencias básicas como el ayuno, la caridad, la abstinencia y la oración.

A partir del Miércoles de Ceniza, el cristiano emprende el camino hacia la Pascua cuya meta es alcanzar la vida eterna, explicaron.

 

EN ESCÁRCEGA

Con la imposición de la cruz de ceniza inició la Cuaresma, que representa un momento de oración, penitencia y ayuno por un periodo de 40 días.

Por lo tanto, ayer en las iglesias Inmaculado Corazón de María y Guadalupe se realizaron diversas misas a las que se dieron cita cientos de escarceguenses, quienes una vez más demostraron su amor y fe en Jesucristo.

“La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la Tierra es pasajera y se encuentra realmente en el Cielo”, apuntó el  diácono Diego Alejandro Gómez Velásquez en la iglesia de Guadalupe de esta ciudad.

“Se trata de una costumbre que nos recuerda que algún día vamos a morir y que nuestro cuerpo se convertirá en polvo; además nos recalca que todo lo material que tengamos, aquí se queda”.

El mensaje para los fieles es que lo que tengamos en nuestra alma lo vamos a llevar por toda la eternidad.

“En estos tiempos en que las cosas se complican, es importante mantener la fe en Dios, llevar una vida digna y tranquila, con altos valores entre las familias y los ciudadanos. La unidad es parte fundamental para alcanzar los objetivos y reafirmar nuestras creencias”, dijo Gómez durante la ceremonia litúrgica.

Noticia anterior

Festejan amor en moteles, comercios y restaurantes

Siguiente noticia

Disminuyeron en seis años los casos de cáncer infantil