Tribuna Campeche

Diario Independiente

Fuerte depredación de tortugas carey y blanca

Da click para más información

CHAMPOTÓN.— El presidente de la Asociación de Ribereños de Champotón, Javier Cosgaya Delgado, denunció que en los últimos días se ha agravado la depredación de especies marinas, en especial de tortugas carey y blanca, ante la nula vigilancia del personal de la Comisión Nacional de Pesca (Conapesca).

Acusó que el delegado de la Conapesca, Ramón Ochoa Peña, ha ignorado sus planteamientos bajo el argumento de que no tiene personal ni presupuesto para afrontar este grave problema que está acabando con la pesca.

Por la pandemia del Covid-19, no hay presencia de policías en las carreteras, por lo que los depredadores han hecho de las suyas saqueando todo tipo de especies marinas a plena luz del día, y aunque ha sido denunciado en la Conapesca nadie ha tomado acciones.

“Es nula la vigilancia, y verdaderamente el sector pesquero está sufriendo la pandemia del coronavirus y todo esto relacionado, porque hay mucha depredación”, apuntó.

Cosgaya Delgado acusó que la depredación se da a plena luz del día, y aunque hay unidades transitando por las carreteras, nadie denuncia ni llama a atender el problema.

“Han estado saqueando todo lo poco que hay, y Conapesca ni sus luces, aparte de que tiene años, desde el año pasado, no se observa nada de vigilancia por parte de Conapesca”.

Dijo que los pescadores han acudido a Conapesca para dar parte de esta situación y se han encontrado con las oficinas cerradas o la ausencia del titular, quien está de comisión.

“Los pescadores están preguntando por qué, qué está pasando con la vigilancia, nosotros como líderes estamos peleando, luchando, preguntando, y nada, no hay respuestas, que no tienen personal, es lo primero que dicen, ni presupuesto para la vigilancia y mientras tanto la pesca ya se acabó”, aseveró.

Lamentó que las promesas del Gobierno Federal de redoblar la vigilancia en las costas campechanas, se hayan quedado sólo en el papel, y hoy manifiesten que no hay recursos.

“Sólo basta con transitar por la carretera para que se percaten lo que pasa en gran parte del Estado, es un problema a todas luces y las autoridades hacen caso omiso; no hay nadie que nos escuche, por el contrario, nos dicen no hay, y no hay”, concluyó.