Tribuna Campeche

Diario Independiente

Pocos valoran a enfermeros pese a que arriesgan sus vidas

Da click para más información

ESCÁRCEGA.— En el marco del Día Internacional de la Enfermera, este rotativo entrevistó a los héroes que día a día se esfuerzan para cuidar a pacientes y sobre todo, arriesgan sus vidas, más ante la pandemia de coronavirus.

Ángeles Nieto López, mujer con sueños y desde joven anhelaba ser arquitecta, terminó siendo enfermera, profesión que desempeña desde hace 29 años y de la cual está enamorada y apasionada, a raíz de cumplir el deseo de su madre Gloria López Álvarez, a quien le gusta ver a las mujeres vestidas de blanco.

Nieto López, originaria de la Junta Municipal de División del Norte, dijo que al tomar la decisión de dejar la profesión de arquitectura y tomar la de enfermería, se fue a la Ciudad de México, en donde inició la carrera técnica de enfermería.

Sin embargo, allá sólo estudió un año y al regresar ingresó a la Unacar, en donde concluyó el estudio de enfermería auxiliar y enfermería técnica general, en tanto en la ciudad de Campeche terminó la licenciatura de Enfermería en Administración de Servicio de Salud.

En el Hospital General “Dr. Janell Romero Aguilar”, de 1996 al 2011 desempeñó labores en diferentes áreas y del 2011 a la fecha, es responsable del área médica preventiva intrahospitalaria.

En el nosocomio conoció al ahora su esposo, Alberto Oliver Mancilla, quien es médico y tienen dos hijos: Ángel Alberto Oliver Nieto, quien cursa el cuarto semestre de medicina y Alejandra de los Ángeles, que se perfila para estudiar lo mismo que su hermano.

“Los enfermeros son psicólogos, amigos, compañeros y levantan el ánimo de los familiares de los pacientes, pero lamentablemente la labor es muy poco reconocida y aplaudida por la sociedad, y en estos momentos por el Covid-19, son discriminados y agredidos”, resaltó.

PERSONAL ROTATIVO

Otros héroes son los enfermeros Wendy Pérez Ascencio y Juan José Taje Ehuán, quienes también trabajan en el Hospital General “Dr. Janell Romero Aguilar”, como personal rotativo en el área de Covid.

Cabe señalar que trabajadores del nosocomio recibieron obsequios.

Pérez Ascencio y Taje Ehuán coincidieron que este año quedará marcado por siempre, ante lo que acontece en el país, pues es algo que no se esperaba.

Nunca habían tenido tanto miedo, al grado de vivir estrés, preocupación e incertidumbre, al estar en riesgo no nada más su vida, sino también la de sus familias.

De todo esto, quedará algo bueno, pues hubo cambios en lo personal como valorar la vida y la de sus familias.

Hay apoyo de los directivos y jefes del nosocomio y fue reforzado el trabajo en grupo entre los compañeros.

Pidieron que no los vean como bichos raros, ya que son seres humanos que sienten y tienen corazón, además que aman la profesión que eligieron y por ello arriesgan su vida, y están dispuestos a luchar para salvar a pacientes con Covid, aun sabiendo que también sus familias están en riesgo.