Inicio»Municipios»Dejan lluvias destrucción en municipios del Camino Real

Dejan lluvias destrucción en municipios del Camino Real

0
Compartidos
Google+

Ciudades y comunidades del Camino Real fueron impactadas ayer por intensas precipitaciones pluviales, granizo y vientos de hasta 80 kilómetros por hora que causaron afectaciones al patrimonio de decenas de familias.

HECELCHAKÁN

Cuatro familias de los barrios La Conquista y San Francisco de la cabecera municipal quedaron sin techo y varios árboles cayeron.

De acuerdo con los primeros reportes de las autoridades, turbonada se presentó a las cuatro de la tarde con vientos de 80 kilómetros por hora, y granizo.

En el barrio de San Francisco, Julia María Chan, con domicilio en la calle 27, reportó  el desprendimiento de la lámina de su cocina y el montén.

En La  Conquista el templo Emmanuel, ubicado en la calle 12 entre 15 y 17, perdió seis láminas del techo, dijo la responsable María del Carmen Yam.

José del Carmen Ortegón Pérez, también de la calle 12,  estaba acostado cuando de pronto escuchó el aire y a los pocos segundos fueron levantadas ocho láminas de su techo.

Una pared de bloques, propiedad de José Luis Koyoc Pat, se desplomó.

En la calle 13, rumbo a la carretera federal, Paulina Noh Tut refirió que el viento derribó una mata de huaya cubana que aplastó las viviendas de cartón de su hijo y de su yerno. Los vecinos ayudaron en el corte de las ramas.

En la avenida Juan Pacheco Torres también hubo caída de árboles y de una antena. Varios  anuncios espectaculares fueron derribados.

EN POMUCH

Más de 100 viviendas de las colonias Benito Juárez, Colonia Nueva y San Gerónimo no tuvieron luz durante cinco horas y media, tras fuertes vientos y lluvia.

Al cierre de la edición, el corte de la electricidad continuaba en la calle 16, entre 15 y 17 de la colonia centro, donde además las familias resintieron inundaciones en patios.

La tormenta se sintió desde las 3:30 de la tarde y derribó árboles de plátano, pich y cedro.

En la calle 16 ramas terminaron sobre la cablería, provocando cortocircuito y la caída de las 3 cuchillas de los transformadores.

Un techo de 14 láminas, junto con montenes,  del estacionamiento  de Julián Manuel Euán Haas, en la calle 18 entre 13 y 15 de la Colonia Nueva, fue levantado por completo, y cayó sobre dos viviendas, una de ellas de Martha de la Luz Cauich Mex  y de su vecina que reportó daños a la antena de Internet.

SANTA CRUZ PUEBLO

Caída de árboles, daños a una escuela de educación inicial y viviendas, inundaciones y corte de suministro eléctrico fue el saldo del temporal en la comunidad perteneciente al municipio de Calkiní.

Intensos vientos se empezaron a sentir a partir de las cuatro de la tarde, después el torrencial aguacero acompañado de granizo y descargas eléctricas.

La vivienda más afectada fue de Francisca May May, en la calle 12, a la altura del tanque elevado, en donde un enorme árbol de roble se precipitó, aplastando la casita de madera y láminas.

En otras casas, techos de lámina fueron desprendidos, mientras que la plazuela, la iglesia y la cancha techada quedaron inundadas.

En la Escuela de Educación Inicial Indígena “U kimak u yo’ol mejen paalal”, que se ubica en la carretera a San Antonio Sahcabchén,  las láminas de la bodega y del salón social fueron arrancadas, y un árbol se desplomó.

El comisario municipal, Jorge Anselmo Dzib Cauich, aunque no precisó el número de familias afectadas, confirmó que varias viviendas se quedaron sin techos de láminas.

Debido a los fuertes vientos un cable de alta tensión en la carretera Dzitbalché-Santa Cruz Pueblo se reventó, dejando sin energía eléctrica a toda la comunidad. Al cierre de la edición, no había sido posible la comunicación con la CFE.

DZITBALCHÉ

Fuerte tormenta, acompañada de granizo, descargas eléctricas y rachas de viento, sorprendió a los habitantes del municipio.

La lluvia comenzó poco antes de las 4 de la tarde y se prolongó por más de una hora. Se registraron al menos cinco apagones y caída de ramas de varios árboles en diferentes puntos de la ciudad.

María Chan se llevó tremendo susto al escuchar el estruendo de un árbol de huaya de 10 metros de altura que cayó sobre su vivienda de bloques y techo de lámina. La familia se resguardó en la cocina.

Asimismo las ráfagas derribaron parte del muro de la exestación férrea, en donde inician trabajos del Tren Maya.

Noticia anterior

Inicia INE trámite de constancias digitales

Siguiente noticia

Aumenta violencia contra las mujeres