Inicio»Municipios»Se disparan compras de alcohol por retorno de la ley seca a la entidad

Se disparan compras de alcohol por retorno de la ley seca a la entidad

0
Compartidos
Google+

La demanda de bebidas embriagantes se disparó a unas horas del retorno de la ley en el Estado, como medida para reducir la incidencia de Covid-19.

EN CALKINÍ, se formaron largas filas en expendios de los diversos barrios de la cabecera municipal. En algunos, antes de las seis de la tarde, ya se había agotado el producto.

EN DZITBALCHÉ, decenas de personas realizaron compras de pánico. Desde el  mediodía algunos negocios habían cerrado sus puertas debido a que se les había agotado el alcohol.

Triciclos, motos, camionetas y otros medios de transporte sirvieron para acarrear la cerveza a comunidades rurales.

EN HECELCHAKÁN aumentó la compra de bebidas embriagantes en expendios y supermercados, mismos que no reportaron desabasto.

“Nos vamos abastecer aunque no haya para la comida” y “Es un artículo de primera necesidad”, comentaron alegremente algunas personas cuando ingresaban en un supermercado de la cabecera municipal.

EN TENABO, los siete expendios de la cabecera municipal cerraron al mediodía, seis horas antes del horario permitido para la venta, por desabasto de producto.

La causa de que se acabe pronto la mercancía —según comerciantes— fue porque empresas cerveceras pusieron límites a estos giros de 100 cartones cada semana, con incremento en el precio del 40 al 50 por ciento.

Juan Salazar Pérez  señaló que el retorno de la ley seca afectará su economía porque no tendrá recursos para pagar energía eléctrica, impuestos y empleados.

EN HOPELCHÉN, en el último día de venta de bebidas embriagantes predominó el desabasto en la ciudad, debido a que empresas no surtieron a tiempo.

Consumidores hicieron fila por más de tres horas para poder adquirir sus bebidas alcohólicas preferidas.

Después de mediodía siete comercios habían cerrado al parecer por falta de producto, otros cinco estaban abiertos pero sin producto, y dos más vendían sin compras de pánico.

Alrededor de las 15 horas, expendios empezaron  a ser abastecidos y de inmediato se formaron largas filas, como se dio en el expendio de la calle 14 por 11 de la colonia Santa Cruz.

Lorenzo de Jesús Chi Chan, encargado de ese negocio, confirmó que sólo vendió entre dos y tres horas, antes de cerrar a las 6 de la tarde.

Noticia anterior

Acusa a inspectores de dar malos tratos

Siguiente noticia

Plaga en maíz y chigua, resistente a fumigación