Inicio»Municipios»Inundaciones ahogan reses en Chunchintok

Inundaciones ahogan reses en Chunchintok

1
Compartidos
Google+

HOPELCHÉN.— Aunque aún no termina la cuantificación de daños, sólo en Chunchintok murieron alrededor de mil 500 cabezas de ganado por las inundaciones en potreros y corrales de manejo, causados por las tormentas tropicales “Amanda” y “Cristóbal”, con pérdidas de al menos 15 millones de pesos, y se considera que otras 500 están en riesgo de morir por neumonía y falta de comida, a tres semanas de los fuertes aguaceros.

Productores encabezados por Julio César González Dzul expresaron que la principal actividad económica de la comunidad es la ganadería, con padrón de 180 miembros, que en conjunto tienen registro de unas cinco mil cabezas en todo el Valle de Chunchintok, actualmente convertido en mar, y el 90 por ciento de sus 13 mil hectáreas está bajo agua.

Por las inundaciones murió el 30 por ciento del total de las reses registradas, indicó, y aún no terminan de cuantificar las pérdidas, pues muchos ganaderos no han podido llegar a lo que antes eran sus potreros. Quienes incursionaron en lanchas sólo han encontrado reses muertes y muy pocas vivas, puesto que algunas buscaron partes altas para no morir, y hasta el momento están extraviadas.

Muchos ganaderos se han unido, y con la ayuda de lanchas han estado rescatando a sus animales, aunque otros a tres semanas de las fuertes Inundaciones ahogan reses en Chunchintok Son más de mil 500 y otras 500 en riesgo de morir lluvias no saben nada de sus animales.

Es triste ver que hay mucho ganado muerto, y es difícil entrar a los potreros, porque en algunas partes el agua está a cuatro metros de altura sobre el camino de terracería, y no se ven los potreros ni los corrales de manejo, afirmó. Y es que el agua quedó estancada y no terminan los escurrimientos de los cerros. El problema va para largo, señaló Julio César.

Con el huracán Gilberto en 1988 también hubo inundaciones, recordaron, y el valle tardó seis meses para quedar seco, y en esta ocasión probablemente dure entre ocho y diez meses, a menos que estalle algún “xuch” —o sarteneja—, pues sólo así podría bajar pronto el agua.

Hay productores que lo perdieron todo. Tenían hasta 30 reses y todas se murieron. En lo personal tengo 30, y no he encontrado cinco crías, y soy uno de los afortunados, porque estoy cerca del poblado, pero hay quienes tenían sus potreros en pleno valle de Chunchintok, apuntó González Dzul.

El Fondo de Aseguramiento Ganadero de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas llegó al pueblo, y a través del Seguro Climatológico sólo beneficiará al productor que tenga actualizado su Unidad de Producción Pecuaria (UPP) del 2020, inclusive se respetará el 2019, aunque muchos productores que son hijos de ejidatarios que no tienen título de propiedad, quedarían fuera.

El Fondo de Aseguramiento Ganadero pide evidencia de las muertes de las reses, pero muchos productores no han podido llegar a lo que antes fueron sus potreros, por lo que no saben de sus animales.

Noticia anterior

Cinco asteroides se acercan a la Tierra: NASA

Siguiente noticia

Equiparon con 30 ventiladores a cuatro hospitales del Estado