Inicio»Municipios»Normalista de Hopelchén, asesinado en Ayotzinapa

Normalista de Hopelchén, asesinado en Ayotzinapa

0
Compartidos
Google+

HOPELCHÉN.— Con ofrenda de puchero y rezos, doña Juanita recordó a su hijo Juan Manuel Uicab Uicab, asesinado hace 32 años por la policía del Estado de Guerrero, cuando estaba de comisión en la Escuela Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa.

El entonces estudiante del segundo semestre de la Escuela Normal Rural “Justo Sierra Méndez” de Hecelchakán, quien este 2020 tendría 51 años de edad, llegó a Ayotzinapa el 11 de octubre por la noche junto con otros compañeros, para sumarse a la jornada de lucha en contra de la desaparición del bachillerato pedagógico durante el periodo del gobernador José Francisco Ruiz Massieu y del presidente Carlos Salinas de Gortari.

Inconformes por los cambios, los estudiantes rurales comenzaron movilizaciones con una campaña de información que tuvo el respaldo de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), y colocaron guardias de vigilancia en “La Gloria” y demás accesos a la normal de Ayotzinapa.

A “La Gloria” llegaron dos policías e insultaron a los normalistas, quienes respondieron con piedras y ante las pedradas los oficiales accionaron sus armas.

Se supo que los policías se encontraban borrachos y drogados, quienes dos meses después  fueron detenidos ante las protestas de los estudiantes a nivel nacional y liberados tras cinco años de prisión.

Juana María Uicab Cobá recordó que Juan Manuel tenía 19 años cuando perdió la vida el 12 de octubre de 1988, casi un mes después del paso del huracán Gilberto.

Decenas de estudiantes la acompañaron en la cristiana sepultura de su hijo y participaron en una marcha. En los siguientes 12 años, cada 12 de octubre,  caminaban desde la entrada del pueblo hasta el cementerio, con el toque de silencio de la banda de guerra.

En el acceso de la parte alta de la Normal de Ayotzinapa,  mejor conocido como “La Gloria”, hay una cruz con el nombre del chenero Juan Manuel Uicab Uicab, a quien se le apodó “Uikán” en alusión a su apellido y al nombre de Hecelchakán.

Noticia anterior

Reportan afectaciones en cultivos de maíz

Siguiente noticia

Les niegan empleo en Tren Maya