Inicio»Municipios»Mínimas visitas en cementerios

Mínimas visitas en cementerios

0
Compartidos
Google+

CALKINÍ.— Pese a la lluvia hubo afluencia constante en el cementerio general. Las personas ofrendaron velas y flores a sus difuntos, mientras que otras continuaron con las labores de mantenimiento de las tumbas.

Empleados municipales siguieron con el control sanitario y no permitieron el ingreso de gente sin cubrebocas. El tiempo de estancia fue breve, con el fin de evitar las aglomeraciones.

Vendedoras de flores señalaron que una persona, presuntamente de Gobernación, las hizo colocarse lejos de la entrada del cementerio, pese a que el alcalde Roque Jacinto Sánchez Golib prometió darles espacio.

MUERTE DA PASO A LA VIDA

En la iglesia de San Luis Obispo se llevaron a cabo misas en honor a los fieles difuntos, oficiadas por los párrocos Juan Heliodoro Kantún Huchín y Ricardo Partida Contreras en diferentes horarios.

“La muerte es sólo un paso a la verdadera vida, que es Cristo; nuestros hermanos no han muerto, sólo descansan en Dios, esperando el día glorioso de la resurrección”, destacó Kantún Huchín.

Como se informó, la celebración en el cementerio fue suspendida como medida para prevenir el contagio masivo de Covid-19.

En Nunkiní, Bécal y Dzitbalché, con misas y rosarios, también se recordó la solemnidad de los fieles difuntos.

AFORO MÍNIMO EN NUNKINÍ

Hoy comenzarán las actividades del novenario en honor a San Diego de Alcalá, aunque este  año será diferente pues pese a estar en semáforo verde las autoridades eclesiásticas determinaron que las misas se realicen con reducido número de asistentes, unas 80 personas que deberán guardar distancia de 2 metros, y usar cubrebocas.

La tradicional bajada de la imagen será a las 3 de la tarde durante misa que presidirá el sacerdote Rogelio Esteban Ávila Gamboa. Habrá transmisión en plataformas digitales.

Noticia anterior

Ya dispersó la Sedesyh 14.3 mdp en dos mil 870 créditos

Siguiente noticia

Parada por limpieza de huesos