Inicio»Municipios»Despiden familias a difuntos

Despiden familias a difuntos

0
Compartidos
Google+

HECELCHAKÁN.— Puchero y pibipollos fueron los platillos principales dedicados a los difuntos en el última día de noviembre, cuando se despiden de sus familiares.
María Elena Collí Maas señaló que su familia colaboró económicamente para participar en este ritual que cada año se realiza por devoción a sus muertos. Frente a las ofrendas, dedicaron el rezo del rosario.

En el cementerio las visitas fueron escasas, mientras que, a diferencia de los primeros días de noviembre, en el mercado muy pocas familias acudieron para surtirse de los ingredientes para la última celebración.

La locataria Narcisa Ceh Kuc expuso que “muchos desean despedir con comida a las ánimas, pero no todos cuentan con los recursos para hacer un gasto”.

Dueños de pollerías mencionaron que la gente sólo adquirió un kilo de la carne.
Adultos mayores creen que la lluvia de ayer fue para que las ánimas se bañen y laven su ropa para el regreso al purgatorio.

EN POMUCH pocas familias salieron al mercado para la compra de ingredientes para los pibipollos. El precio del xpelón disminuyó en comparación con el Día de Muertos, pues se ofreció entre 30 y 40 pesos.

Preservan herencia en Tenabo

A pesar de la pandemia y la llovizna, la tradicional despedida de las ánimas se realizó en diversos hogares de este municipio.

En Tinún, Kankí, Emiliano Zapata, Xkuncheil y Santa Rosa, desde temprano familias comenzaron la elaboración del pibipollo, que posteriormente fue colocado en el altar como ofrenda.

Las familias Cimé Ek, Cimé Molina, Canul Euán y Caamal Pool comenzaron las labores desde temprano y al mediodía el manjar principal ya había sido concluido.

La jefa de familia Ofelia Ek Huchín dijo que este festejo es una tradición que sigue desde hace años y es herencia de sus abuelos.

En los dos cementerios de la ciudad se registró poca actividad, al igual que en mercado municipal, dijeron Laura Chin May y Francisca Chi.

Elizabeth González Sánchez, lideresa de locatarios, precisó que el ambulantaje sigue afectando al sector formal.

Ofrecen rosarios

En el último día de noviembre, calkinienses realizaron rosarios para despedir a las ánimas que durante un mes se cree visitaron los hogares de sus familiares. Las lluvias afectaron el entierro de los pibipollos.

En varios predios se realizó la ofrenda aunque en menor cantidad en comparación con el día primero cuando fue el recibimiento de los pixanes.

Para María Rosalina Mas Padilla, de 81 años, la visita de los difuntos dura todo el mes, por lo que ayer no pudo faltar la elaboración de 30 pibipollos junto con su familia.

Wendy Canté también dedicó un altar a sus familiares difuntos, y destacó la importancia de preservar las tradiciones. En los altares también se ofrecieron refrescos, dulces, panes y otros alimentos.

Pocos participaron

HOPELCHÉN.— Sólo algunas familias participaron en la despedida de las ánimas en el último día de noviembre, lo cual impactó en el mercado municipal pues locatarios reportaron bajas ventas de carne de pollo y puerco, frutas, verduras, flores y pan.

También ambulantes del centro señalaron que la demanda de sus productos no aumentó. La causa, señalaron, es la pandemia.

Las familias Koh Rivero, Villamonte Rivero y Rivero Euán cocinaron los tradicionales pibipollos, que junto con flores, dulces y otros productos colocaron en los altares dedicados a sus difuntos. La mayoría recurrió a las panaderías para hornear el alimento.

En el cementerio la afluencia fue escasa, de alrededor del 70 por ciento en comparación con el inicio de mes.

Noticia anterior

Detectaron en noviembre el primer caso de lepra del año

Siguiente noticia

Gobierno de promesas el de Noemí Arceo: vecinas