Inicio»Municipios»Golpes y empujones en asamblea ejidal

Golpes y empujones en asamblea ejidal

1
Compartidos
Google+

CANDELARIA.— Gritos, golpes y empujones hubo ayer en la celebración de la asamblea ejidal, donde los ejidatarios recibirían asesoría de personal de la Procuraduría Agraria (PA) para aclarar algunos puntos sobre la problemática que enfrentan y que obstaculiza el avance para el pago de indemnización por afectación del paso del Tren Maya.

Pese a que el 4 de diciembre por consenso, todos habían firmado un acta en que se aceptaba como acuerdo de la asamblea que se apoyara con el 15 por ciento a quienes ya vendieron sus tierras, pero aún siguen en calidad de ejidatarios, un grupo disidente encabezado por Daniel Montejo Cárdenas y Alejandra Ramírez Romero, trataron de impugnar para dejar fuera de ese beneficio a esas personas.

Ejidatarios llegaron a las 10:00 horas para iniciar la asamblea, pero los disidentes impedían el acceso a los ejidatarios que enajenaron sus bienes, pese a que aún aparecen en el padrón de ejidatarios legalmente reconocidos.

Esto encendió los ánimos, y en las puertas del casino ejidal donde se celebraría la junta, hubo golpes y manotazos, incluso uno de los agraviados intentó usar un machete, pero las cosas no pasaron a mayores gracias a la intervención de elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP).

Debido a la tensa situación que se había generado, tuvo que intervenir el jefe del Departamento Agrario de la representación 14 de la PA, Amílcar Alpuche Che, quien les explicó a los que impedían el paso a los ejidatarios que aparecían en el padrón, que no se les podía coartar el derecho a participar en la asamblea.

Asimismo, advirtió que si no existían las condiciones de seguridad necesarias no impartiría la asesoría, y no les quedó más remedio a los inconformes que dejar que todos entraran a la junta.

Disidentes insistían en que era necesaria la depuración del padrón de ejidatarios para que sólo recibieran el pago de indemnización quienes tienen tierras, pero el licenciado de la Procuraduría Agraria, Amílcar Alpuche, les explicó que para ello existe un procedimiento que no efectuaron al llevar a cabo la transacción para dar de baja ante el Registro Agrario a quienes cedían las tierras y tramitar su alta como ejidatarios, todo tiene una normativa, —dijo— por lo que tratar de hacerlo ahora les llevaría hasta más de un año”.

Tras una serie de gritos e insultos hacia Amílcar Alpuche, no les quedó más remedio que acordar proseguir con los acuerdos tomados.

Noticia anterior

No a la reelección de Uc Canul

Siguiente noticia

Acaban cazadores furtivos con fauna