Tribuna Campeche

Diario Independiente

Pibipollos, pese a mala economía y lloviznas

Recuerdan tenabeños a difuntos

TENABO.— A pesar de las lloviznas provocadas por el ingreso del frente frío número ocho, las familias tenabeñas le cumplieron a sus fieles difuntos al ofrendarles los tradicionales pibipollos, así como gran variedad de frutas, dulces y bebidas.
Desde temprano enormes columnas de humo salían de decenas de viviendas de la cabecera municipal y de las comunidades de Tinún, Kankí, Emiliano Zapata, Nache-ha, San Pedro, X’kumcheil y Santa Rosa, por la preparación de los hornos de tierra.
Las familias Yan Canul, Canul Euán, Collí Catzín, Collí Carrillo, Caamal Yan y Caaamal Pool, entre otras, además del alimento tradicional, colocaron en las mesas velas, veladoras, incienso, flores y fotos de sus difuntos.


MÁS ACTIVIDAD QUE EN 2022
De acuerdo con comerciantes, las ventas en el mercado municipal y en los establecimientos informales fueron más que el año pasado, pues oscilaron entre el 80 y 90 por ciento.
Fueron dos días de intensa actividad comercial, como parte de la tradición que se va recuperando luego de tres años de pandemia, coincidieron Zuriel Poot, Blanca Estela Uc, Francisca Chi, Martina Cuevas López y Diana Yan Chan.
Por su parte, el líder de abastecedores, Lorenzo Matú Pacheco, dijo que vendió toda la carne de cerdo.

Día de Muertos reúne a familias

Cuentan anécdotas durante las labores

CALKINÍ.— Las tradiciones de Día de Muertos en el Municipio se fortalecen con el paso de los años, como demostraron ayer decenas de familias que se reunieron para realizar los tradicionales pibipollos, para ofrendar a sus parientes que se adelantaron en el camino sin retorno.
En las viviendas de las familias Maas Blanqueto y Cuevas Sánchez, todos los integrantes colaboraron para preparar el manjar.
Y mientras limpiaban la hoja de plátano, amasaban la masa y cocinaban el kool, recordaban las anécdotas de sus seres que dejaron el mundo terrenal.
Las labores comenzaron desde temprano para tener sus altares listos alrededor de la una de la tarde. En promedio, para elaborar seis pibipollos, gastaron tres mil 500 pesos.
Los rezos y el olor a incienso predominaron en los hogares. En varias viviendas los difuntos fueron las víctimas de la reciente pandemia de Covid.

VENTAS


El mercado “José del Carmen Cuevas Sierra” de la ciudad de Calkiní lució abarrotado en el segundo día de ventas nocturnas.
Asimismo, aumentó el número de comerciantes que ofreció frijol, dulces, hoja de plátano, chocolate, frutas y todo lo necesario para los altares.
Doña Carmita Collí Can dijo que después de tres años de la pandemia se reactivan de nueva cuenta las ventas y sus ganancias en dulces repuntaron 90 por ciento. Gracias a Dios poco a poco la economía vuelve a restablecerse, expresó.

Jornada comenzó desde las seis de la mañana

HECELCHAKÁN.— Familias de la cabecera municipal recordaron a sus difuntos y, aún con su precaria economía, cumplieron con la elaboración de los pibipollos para los altares de Hanal Pixán.
Desde las seis de la mañana iniciaron el procedimiento, como la molienda de nixtamal para obtener la masa, la preparación del kool, la limpieza de las hojas de plátano y la excavación del horno.
Alrededor de las 11:00 enterraron los pibipollos y casi dos horas después los colocaron en las mesas dedicadas a sus difuntos.
Los rezos no faltaron este primero de noviembre en las viviendas.
Nadia Moo Puc, Armando May Mex y Daniela Uc Pech estimaron que invirtieron alrededor de tres mil pesos para comprar panes, flores, pollo y masa, y elaboraron varios pibipollos, en algunos casos hasta 10.
Se estima que el 80 por ciento de la población preparó pibipollos y el porcentaje restante dedicó comida en caldo.

SUBE EL POLLO
Gran afluencia desde temprana hora se reportó en el mercado de la ciudad, donde la ciudadanía compraba insumos faltantes para hacer los tradicionales pibipollos.
El precio del frijol xpelón se mantuvo en 59 pesos, el paquete de hoja de plátano en 30 pesos y el kilo de pollo subió a 75 pesos.
Locatarios indicaron que las ventas aumentaron más del 50 por ciento, y recuperaron parte de lo invertido. A partir de hoy se estima que los precios se normalicen.

Que legado se mantenga

HOPELCHÉN.— La tradición de elaborar pibipollos para los fieles difuntos sigue vigente en la mayoría de viviendas cheneras, tanto de la ciudad como de las comunidades.
Aída, junto con sus padres Pedro Poot y Juanita Tucuch de 86 y 84 años de edad, respectivamente, dijo que su familia cumplió con la tradición de dedicar un altar con alimentos y bebidas a sus muertos.
Ojalá que esa tradición no muera y el legado de recordar a nuestros difuntos se mantenga de generación en generación, opinó.
Sus papás elaboraron sus propias velas y chocolates, además de que obtuvieron la masa de su cosecha de maíz.
En promedio cada familia erogó alrededor de tres mil pesos para recordar a sus fallecidos, un poco más que el año pasado.
Algunas familias celebrarán tres tiempos, el Día de Muertos, el bix o la octava y la despedida a fin del mes.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!