Tribuna Campeche

Diario Independiente

Agresores de saxofonista rociada con ácido, son defendidos por sus familiares bajo conceptos “feministas”

Da click para más información

El 6 de septiembre de 2019, la saxofonista Elena Ríos Ortiz fue violentada y lastimada con ácido en el interior de su domicilio en Huajuapan de León, en Oaxaca. Sus agresores Ponciano “H” y Rubicel “H”, fueron contratados por el empresario y político, Juan Antonio Vera Carrizal, un exdiputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien ahora se encuentra recluido en el penal de Tanivet por el delito de tentativa de feminicidio.

 Otra de las personas implicadas en el delito es su hijo, Juan Antonio Vera Hernández, quien permanece prófugo y es buscado por las autoridades desde el 27 de junio, por la supuesta participación en la planeación del delito.

 Según describió el reporte de los testimonios, el sujeto identificado como Rubén “L” engañó a María para poder acudir a su negocio; él mismo sujeto le entregó el ácido a Rubicel y le dio indicaciones de cómo afectar a la víctima, bajo la supervisión de Juan Antonio Vera. Seguidamente Rubicel procedió a rociar a la fémina, mientras mencionaba “Muérete, maldita desgraciada, hasta aquí llegaste”.

 Se presume que los responsables de ejecutar los actos recibieron 30 mil pesos por intentar quitarle la vida a la saxofonista. Estos sujetos hoy en día se encuentran detenidos, al igual que el actor intelectual, pero hasta el momento sin una sentencia condenatoria por sus actos.

 La plataforma de videos “Badabun” concedió el derecho de réplica a la familia de los agresores. Fueron mujeres que denuncian agresiones, múltiples ataques y violencia en su contra desde que el proceso judicial comenzó.

 A pesar de no tratarse de una familia que carece de recursos económicos, el video se publicó con el título “En Oaxaca se castiga la pobreza, no el delito” y en el contenido hay aspectos de un cateo a la propiedad de la familia Vera, con elementos policíacos dentro y fuera del domicilio.

 Anexo a ellos había imágenes de supuestos golpes que la familia recibió por parte de las autoridades, además de la denuncia de abuso sexual en contra de una mujer durante el cateo.

 “Como mujer exijo los derechos y también aquí de mis hermanas, tanto de mi familia, porque creo que hemos sido lastimados, hemos sido hostigados, hasta el momento la Fiscalía no nos ha dejado de perseguir”, mencionó una de las hermanas del agresor.

Fuente: Reporte Índigo