Tribuna Campeche

Diario Independiente

Elecciones no impactarán el entorno empresarial del país

Aunque S&P sí prevé escenario económico más débil

CIUDAD DE MÉXICO, (El Universal).- Las elecciones de 2024 no tendrán mayor impacto en el entorno empresarial en México, aunque se prevé un entorno económico más débil para el país, estimó Standard & Poor’s.
En un análisis sobre el panorama bancario en los países de América Latina, la firma dijo que una menor dinámica en la actividad económica, aunado a las altas tasas de interés, limitarán la demanda de crédito.
En ese sentido, enlistó que el entorno empresarial no tendrá mayor impacto de cara al proceso electoral del año próximo.
“Consideramos que la actual administración seguirá siendo prudente en la ejecución de las políticas económicas. Sin embargo, no esperamos que las acciones políticas fortalezcan sustancialmente el entorno empresarial de México”, añadió.
Para Standard and Poor’s, el nearshoring podría aumentar la demanda de crédito bancario en México, aunque existen retos estructurales que limitan su potencial.
“Seguiremos de cerca la forma en que se aborden los principales obstáculos, incluidos los problemas relacionados con la seguridad y el suministro inadecuado de agua y energía”, comentó.
De acuerdo con la calificadora, a pesar un crecimiento económico mejor que el esperado al cierre de 2023, se prevé que el PIB real de México se desacelere en 2024 hasta 1.8 por ciento, y que posteriormente el crecimiento aumente hasta un 2.0 en 2025.

MENOS CRÉDITOS
Para la calificadora, la demanda de crédito se modera el año próximo ante la desaceleración económica y el debilitamiento de la confianza de los consumidores y las empresas.
“La alta inflación ha erosionado el poder adquisitivo de los hogares y los beneficios de las empresas, al tiempo que el aumento de las tasas de interés desalienta la demanda de crédito. Mientras el mercado de deuda local se mantenga en calma, los bancos podrían respaldar las necesidades de financiamiento de las grandes y medianas empresas con una calidad crediticia adecuada”, dijo.
Por otro lado, añadió, los créditos a particulares se concentrarán en las tarjetas de crédito, los créditos de nómina y las hipotecas.
La firma dijo que se tendrá un aumento de los activos improductivos bancarios, pero seguirán siendo manejables y estarán totalmente cubiertos por las reservas de las instituciones financieras.
“La desaceleración económica y las altas tasas presionan la capacidad de pago de deuda de hogares y empresas. Sin embargo, las prácticas de financiamiento conservadoras que aplican los bancos desde hace tiempo amortiguarán el impacto”, añadió.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!