Inicio»Opinión»El PRD y la reforma energética

El PRD y la reforma energética

0
Compartidos
Google+

Al buen amigo Atilano, por su pronta recuperación.

Muy poco queda ya por decir sobre la recientemente aprobada reforma energética. Los ciudadanos fuimos testigos de intensos y apasionados días de trabajo legislativo en ambas cámaras, cuyo resultado marcará sin duda alguna, el inicio de una nueva etapa en la historia de México.

El gobierno transformador de Enrique Peña Nieto concluye así este periodo de reformas estructurales que resultaban imprescindibles para lograr un verdadero cambio de fondo. Esta aventura progresista no hubiera sido posible sin el compromiso de panistas y perredistas, quienes junto con el PRI, integraron un pacto político inédito no sólo por la eficacia sino por la trascendencia de sus resultados.

Poco a poco, ya fuese con el apoyo del PAN o del PRD, fueron dándose de forma paulatina las reformas anunciadas por el entonces Presidente electo Peña Nieto, hasta llegar a la más importante de todas ellas, la reforma energética.

Y es precisamente en esta última, donde el Partido de la Revolución Democrática dejó mucho que desear y desperdició la oportunidad para hacerse ver como aquel partido de izquierda que el país necesita. Lamentablemente, los perredistas no estuvieron a la altura de las circunstancias que exigía el debate más trascendental en la historia reciente de México, y optaron por aquellas tácticas de aquel partido cuando era guiado, hasta hace poco, en base a preceptos mesiánicos.

Es inexplicable que una vez ya liberados del yugo lopezobradorista, la mayoría de los perredistas se comportasen como aquellos fanáticos de Andrés Manuel cuyo accionar está siempre justificado por el simplista y trillado argumento de que es en “defensa de la patria”. Barricadas, lonas, tomas de tribuna, insultos, jaloneos, golpes e incluso hasta desnudos, terminaron por opacar los argumentos presentados por muy pocos militantes del sol azteca. En pocas palabras, este PRD-postAMLO se comportó de igual manera que antaño y terminó haciéndole la chamba sucia al tabasqueño en el interior del Congreso, mientras éste veía desde el hospital, cómo fracasaba su pseudocerco legislativo en las afueras del recinto de San Lázaro.

De manera desafortunada, en lugar de aprovechar este crucial momento para presentarse con una cara renovada ante la sociedad, libre de los chantajes y ataduras de AMLO, paradójicamente optaron por seguir con esa retórica patriotera polarizante que cada día los aleja más de su electorado, y lo más importante, que no contribuye al clima político que debería prevalecer en estos nuevos tiempos de cambio que demanda nuestro país.

 

[email protected]

@ECR1978

Noticia anterior

Inundaciones, por el cierre de esteros

Siguiente noticia

Comuna debe pagar daños de autos