Inicio»Opinión»“Por la defensa de la vida…”

“Por la defensa de la vida…”

0
Compartidos
Google+

La Unión Nacional sinarquista, A.P.N., tendrá actividades programadas, se efectuarán reuniones donde los puntos importantes es la lucha social, y las estrategias seran 1) a favor de la vida de los niños por nacer, de la vida en general y de la familia tradicional; 2)A favor de la revisión de la reforma fiscal; 3)A favor de la implementación en México de una democracia participativa; 4) A favor de exentar del pago de Predial a personas de la tercera edad y de escasos recursos.

Hoy trataremos el tema de Derechos Humanos consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que en su última reforma del 10 de junio de 2011, donde cambió la denominación del Capítulo I del Título Primero y quedó de la siguiente manera:

De los Derechos Humanos y sus Garantías: el Artículo 1o. establece claramente que “todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece”.

“Los derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los tratados internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia. Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley”.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró hace poco que los tratados firmados por México están por encima de las leyes federales y locales. Los derechos humanos se fundamentan en la dignidad de la persona. Por eso todo ser humano, sin importar su edad, religión, sexo o condición social, goza de ellos.

Los derechos humanos son las facultades, prerrogativas y libertades fundamentales que tiene una persona por el simple hecho de serlo, sin los cuales no se puede vivir como tal. La Constitución mexicana protege la vida, expresamente en el artículo 29, párrafo segundo. Con esas premisas, se espera que la autoridad proteja la vida del ser humano concebido no nacido conforme con la Constitución federal.

Y en México y para los mexicanos, el artículo 133 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala muy claramente: Esta Constitución, las leyes del Congreso de la Unión que emanen de ella y todos los tratados que estén de acuerdo con la misma, celebrados y que se celebren por el Presidente de la República, con aprobación del Senado, serán la Ley Suprema de toda la Unión.

Los Jueces de cada Estado se guiarán por esta Constitución, leyes y tratados, a pesar de las disposiciones en contrario que pueda haber en las constituciones o leyes de los estados. Aparte el Gobierno de México, ha suscrito tratados internacionales como la Ley Suprema de toda la Unión, y entre éstos se encuentra por su orden. La Declaración Universal de Derechos Humanos, que el 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y proclamó. Y la cual en su artículo 3 señala que “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.

Y en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre señala “Que los derechos esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional de determinado Estado, sino que tienen como fundamento los atributos de la persona humana, razón por la cual justifican una protección internacional, de naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de la que se ofrece el derecho interno de los Estados Americanos; y señalan en su artículo I. Todo ser humano tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.

Por último menciono el Pacto de San José, Costa Rica. De la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que en su artículo 4o. trata sobre el DERECHO A LA VIDA. Y en el numeral 1. “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida, este derecho estará protegido por la Ley y en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”.

Y si todos estos tratados internacionales fueron suscritos por el Presidente de la República con aprobación del Senado, por tanto son Ley Suprema de toda la Unión, y a ellos, los jueces… se arreglarán a dicha Constitución, leyes y tratados. Por todo lo anterior todos los sinarquistas impulsarán con la lucha social por el Derecho a la Vida y a la formación de la familia tradicional.

[email protected]

Javier A. Peña Gamboa

Noticia anterior

Benny no pierde la sencillez

Siguiente noticia

Escenifican El llano en llamas