Inicio»Opinión»¿Vicios en Enlace o en la SEP?

¿Vicios en Enlace o en la SEP?

0
Compartidos
Google+

El lujo que tenemos todos los mexicanos de tener una Constitución Política completa e intachable que nos garantiza una educación gratuita, laica u obligatoria, hace pensar al mundo entero que los mexicanos vivimos en una sociedad justa. Analizando el México real, concluyo que lo único justo es sobrevivir como se pueda en una sociedad tan injusta como la mexicana.

Los actores políticos de nuestra sociedad (tricolores y panuchos) siempre han velado para que nuestro pueblo quede estancado en la ignorancia y en la pobreza, para que sean carne fresca de cañón para ganar sus batallas electorales repartiendo migajas (despensas, tarjetas monex, dinero en efectivo, etc). Mientras sea mínimo el presupuesto a la educación, habrá más pobrezas y más votos comprados.

La urgente necesidad de evidenciar resultados educativos como la prueba Enlace por parte de Emilio Chuayffet Chemor, secretario de Educación Pública, son motivos suficientes para recortar presupuestos en el ámbito educativo.

Es clara la política reformista de Peña Nieto, pero lo que está más claro todavía, es su falta de sensibilidad hacia el pueblo golpeado por elevados impuestos, carestía en la canasta básica, incremento a las tarifas eléctricas y gasolinazos mensuales.

Ahora nos salen con el chistecito de que los maestros y la escuela pública son los culpables de todos los males que padecemos todos los mexicanos, donde abundan los pobres y son contados los ricos, en su mayoría políticos ladrones.

En el ámbito futbolero a los directivos se les llama los jugadores de pantalón largo, que con sus triquiñuelas esclavizan a los futbolistas y evitan el juego bonito como el que se practica en Brasil y el club Barcelona.

En el ámbito educativo, los jugadores de pantalón largo están en la SEP y en nuestra entidad en la Seduc, empezando con Chuayffet. Nunca salen de sus oficinas climatizadas, con secretarias y asesores, estos lindos bodoquitos no tienen la calidad moral para evidenciar ni criticar a nuestros docentes que en su gran mayoría viven y trabajan en condiciones paupérrimas y deplorables.

En pleno siglo XXI existen escuelas que todavía trabajan con gises, sin ventiladores, con baños en pésimas condiciones, con escuelas que llevan más de tres décadas sin mantenimiento (si no me creen, pregúntele a Farías Maldonado, cuando fue obligado a visitar las escuelas de Calkini), y si eso fuera poco, analicen condiciones de miles de niños que acuden cotidianamente a la escuela, niños y adolescentes que viven en una sociedad golpeada por la pobreza y la inseguridad.

Conste que no estoy hablando a favor de los maestros disidentes, ni del SNTE (éstos dos son otra peste en el ámbito educativo), ni de los docentes que han colgado su hamaca y han devaluado su labor por apatía, por motivos políticos o por tarugos (no valoran lo que tiene hasta que lo ven perdido).

La gran mayoría de los maestros de primaria son responsables. No es justo y es una falta de respeto calificar a todos los maestros como lo hace Chuayffet, algunos políticos como Yolanda Valladares del PAN como si no fueran aberrantes los pleitos maritales de Mr. Bean Cordero y el presidente del PAN a nivel nacional (Madero), los arañazos y la lucha en lodo de los panistas de El Carmen (Róger y Nordhausen) las tranzas del panista que se quiso robar la bola de queso en el monumento de la engrapadora y los asqueroso tacos de Ruelas. Los panistas hablan y se golpean el pecho y tienen más cola que los dinosaurios tricolores.

Qué decir de María del Carmen Pérez López del PRD, pidiendo investigar y castigar a los maestros por sus trampas como ella califica, acaso no sabe quién es el súper ratón Bagdadi, no conoce las luchas a muerte de las tribus izquierdistas que están más separadas y peleadas por querer repartir el pastel para ellos solitos.

¿No conocerá al señor de las ligas?, al duende de Miguel Ángel Mancera que no puede con el DF, al Peje que se inventó una enfermedad en pleno debate de la reforma energética.

Otro que levanta la voz, es el alux maya con carro de lujo, con cuentas bancarias y propiedades. Ese que se siente campesino y que en su sangre corre lo indígena (ojo, sólo es campesino y maya en las elecciones), el que llora recordando su genes mayas y humildes, pero cuando alcanza su huesito en el partido político que le da confianza, ¡zaas!, le muerde la mano. Este que se prostituye políticamente cada elección política, me refiero a Enrique Ku Herrera. No tiene diez de mayo.

¿Quién es para ofender a todos los maestros? ¿Qué ha hecho por la educación o por Campeche?… ya me dio dolor hablar de estas ratas, “Chaleeee, me estoy encaboronando”, como dice mi amigo Catón.

Regresando al secretario de Educación Pública, Chuayffet, nos dice que no puede corregir los errores de los libros de texto de primaria, porque según sus cálculos económicos y de presupuesto nos llevaría más de tres años.

¿Qué esperanzas le da a la educación? Que se ponga a estudiar el historial de los planes y programas de estudio del nivel primaria y se dará cuenta que cada sexenio se le cambian los contenidos, las metodologías y sobre todo, se le engancha a los docentes nuevas comisiones o nuevos programas piloto que a la larga son cargas administrativas.

Los docentes no terminan de acomodarse con los nuevos lineamientos y se les cambia todo, desde el perfil de egreso del alumno, los propósitos, las evaluaciones y los contenidos temáticos.

Les daré algunos ejemplos para que entiendan amigos los problemas que enfrenta el docente en su salón. Actualmente se ha implementado los trabajos por proyectos y las famosas competencias del alumno en su entorno.

Hasta acá todo bien, el problema radica en que se ha dejado a un lado los contenidos básicos como la ortografía, la redacción, las operaciones básicas en matemáticas, inclusive se han suprimido muchas actividades convencionales que no pueden faltar para lograr una educación integral y cuando llegan los exámenes de Enlace, las preguntas giran en torno a lo que ya se suprimió.

Para terminar, quiero tocar un punto básico en la educación primaria: el examen o prueba escrita. Esta herramienta educativa no va dar un resultado exacto del nivel cognitivo e integral del alumno por las siguientes razones: enfermedad o malestar físico al resolver su examen, problemas familiares que a la postre lo deja inquieto y no apto para concentrarse, el hambre y la pobreza, porque miles de niños no desayunan cuando van a la escuela, entre muchas cosas que le pueden suceder al alumno antes y durante un examen.

Otro punto que no alcanzan a entender Chuayffet y la bola de políticos descerebrados, que a duras penas les alcanza para decir estupideces. Que no es lo mismo una prueba PISA, que se aplica en el nivel medio superior y la de Enlace en primaria.

Por eso reconozco la voluntad política y humana del gobernador Ortega Bernés al ser cauto en sus declaraciones con los docentes, y señalar que los mecanismos de evaluación deben ser fortalezas al sistema educativo hacia los nuevos retos que presenta la sociedad actual y que los docentes, en su mayoría, tienen buen desempeño, confirmando su lealtad y su compromiso con ellos y con todos los niños de Campeche y de México.

Noticia anterior

Canchas techadas en Plan Chac, Minas y Bellavista

Siguiente noticia

Coral Juvenil deja eliminado a Olivares Club de las finales

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *