Inicio»Opinión»Conciencia ambiental

Conciencia ambiental

0
Compartidos
Google+

La psicología ambiental estudia principalmente los efectos de la contaminación urbana por el ruido, el hacinamiento, las actitudes hacia el ambiente, el uso humano del espacio…..Dennis Coon, Psicología Exploración y Aplicación, 1999. La educación ambiental da como resultado necesario la conciencia ambiental. Se dice que hay conciencia ambiental cuando los integrantes de una comunidad valoran el medio ambiente y hacen todos los esfuerzos posibles para mantenerlo sano y eliminar o reducir todos aquellos agentes que lo menoscaban.

En la época actual, a pesar de lo realizado con esa intención, resultan insuficientes y por lo mismo insatisfactorios. Porque son mucho más agresivos los daños que sufre el ambiente. Entre los acontecimientos más notables en contra del ambiente, la mayoría causados por la intervención del hombre, podemos mencionar que se encuentran los siguientes: el daño progresivo e irreversible de la capa de ozono, el acelerado descongelamiento de las capas de hielo en el Polo Norte, la desforestación intensiva, la producción excesiva de ruido, los altos índices de producción y consumo de energía eléctrica, uso de aerosoles, las radiaciones solares, el exceso de basura, uso de productos no reciclables y no biodegradables y de rápida degradación.

Podemos decir que a favor del medio ambiente también se han llevado a cabo importantes acciones, entre las cuales podemos mencionar la educación ambiental que se ofrece en algunas instituciones educativas, de investigación y organismos sociales privados; los planes de contingencia ambiental que existen en ciudades con altos índices de contaminación industrial y vehicular; planes en marcha atención a los efectos de la contaminación; campañas de limpieza, reciclado de basura, control de los residuos sólidos contaminantes y leyes de protección; declaración de áreas protegidas y reservas ecológicas; acciones de grupos ecologistas como Greenpeace; policías y supervisores ambientales; estudios de impacto ambiental para la creación y operaciones de empresas o industrias, etc.

Como ciudadanos responsables es mucho lo que cada uno de nosotros puede hacer para contribuir a tener un ambiente más saludable y apto para la vida humana, de los demás seres vivos y del entorno: uso racional y moderado de la energía eléctrica como focos ahorradores y equipos eléctricos y electrónicos, consumo de productos esencialmente necesarios para evitar desperdicios, no tirar la bausa en la calle o lugares públicos, reciclado de desechos, acatar las disposiciones de contingencias ambientales, participar y organizar campañas de reforestación aunque sea en forma pequeña como en el mismo patio de nuestra casa. Recordemos el sabio dicho popular: la ciudad más limpia no es aquella donde más se barre, sino aquella donde se tira menos basura.

Sabemos que hay un deterioro natural y progresivo de los recursos de nuestro planeta Tierra, pero la intervención humana lo ha acelerado geométricamente. Es tiempo de actuar con decisión y firmeza para luchar para que las condiciones actuales se mejoren o cuando menos se mantengan el mayor tiempo posible. Después a lo mejor sería demasiado tarde.

 

* El autor es licenciado en psicología educativa, con maestría en educación y desarrollo humano. Fue maestro de psicología administrativa, psicología organizacional, psicología industrial y psicología ambiental en el Instituto Tecnológico de Campeche. También fue maestro de sociología y psicología en la Escuela Preparatoria “Ermilo Sandoval Campos” de la Universidad Autónoma de Campeche.

Adán Méndez Toledo (*)

Noticia anterior

Quieren el título mundial de tercias

Siguiente noticia

Sagarpa planea preservar ocho especies de caracol