Tribuna Campeche

Diario Independiente

Las fiestas patronales

Estas fiestas responden a una necesidad profunda de los pueblos mayas por expresar sus manifestaciones religiosas y la alegría de las gentes.

La fiesta patronal es un conjunto de solemnidades con que un pueblo celebra anualmente la fecha de su santo patrono, incluye actos religiosos y paganos, como la procesión de la imagen, paseos de los gremios, vaquería, corrida de toros, pasacalles, conciertos, bailes, etc. Es una tradición ancestral originada de los rituales religiosos mayas, que vino a fortalecerse con la herencia de la cultura española.

Estas fiestas responden a una necesidad profunda de los pueblos mayas por expresar sus manifestaciones religiosas y la alegría de las gentes con su sentimiento de acercamientos al mundo espiritual, por eso deben de ser netamente religiosos.

Aunque con el paso de los años a estos festejos patronales y religiosos, se le fueron añadiendo las actividades profanas, hasta convertirlas en negocios de unos cuantos, que por medio de la mercadotecnia intentan sacar el mayor provecho, haciendo a un lado la cuestión religiosa que es el origen de la devoción de los pueblos.

Es una actitud de unión al Ser Supremo, a los santos y a los hechos religiosos de permanente vigencia y que se recuerdan en días especiales que se convierten en fiesta y romerías, fue una forma de evangelización al mezclar rituales indígenas con prácticas religiosas, de tal forma que las ofrendas que se hacían a los ídolos ahora se ofrecen a Dios.

Considerados como benefactores como en el caso de la siembra y la cosecha, una costumbre muy arraigada entre los campesinos, y que es un antecedente de lo que ahora es parte de un ritual más abierto y creciente para venerar y ofrendar al santo patrono del pueblo.

En la antigua T’nab, asiento de la cultura maya se practicaron diversos rituales, hasta que con la conquista y para la evangelización del pueblo, se aderezaron otras costumbres que por los siglos se fusionaron con nuestras tradiciones prehispánicas.

Por eso la feria de mayo en honor al Gran Poder de Dios es muy antigua, religiosamente hablando, con el transcurrir de los años, se le fueron agregando actividades paganas, como las corridas de toros y los bailes, hasta convertirla por medio de la mercadotecnia en un negocio muy alejado de la religiosidad de antaño.

Es decir, el santo patrono empezó a ser usado para el negocio con la injerencia de los ayuntamientos, y su petit comité, organismo casi privado, muy particular a la usanza del que asume el cargo del inquisidor. Entonces las autoridades civiles empezaron a lucrar con la fe del pueblo, usando la imagen sacra nada más como refugio de sus ambiciones comerciales.

Actualmente algunos ayuntamientos, a excepción de otros como el caso de Pomuch, cuya organización es un ejemplo de la independencia de las actividades religiosas y paganas. En este pueblo la asociación de palqueros hace su labor, y el sacerdote organiza los actos religiosos, y ambos se coordinan.

En Pomuch no se usan las imágenes religiosas para promover el negocio, se respetan las actividades litúrgicas, y se da su lugar a lo pagano. Cada quien promueve lo que le corresponde dentro de la organización de la feria, siendo respetada la religión.

Por eso el uso indebido de las imágenes para esconder actividades lucrativas, como sucede en Tenabo, es lo que debe prohibir el obispo de Campeche, José Francisco González. El año pasado por hacer esta observación, algunos moralistas del Cabildo se escandalizaron y se convirtieron en la santa inquisición.

Se cometieron injusticias en casos legales que aún están en litigio, violentando en flagrancia la libertad de expresión que rompió el orden constitucional. Pero ante tanta mediocridad quién los hace entender.

Los aludidos sintieron que se les estaba perjudicando en sus negocios, y pusieron el grito en el cielo, implorando misericordia. Por eso los actos religiosos en honor al Gran Poder de Dios, se deben realizar, pero independientes de la autoridad civil. A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César.

Solamente debe existir una coordinación para sincronizar fechas del festejo, y éste no se debe acomodar a capricho de las autoridades civiles, que solamente buscan el mayor lucro. Es muy atinada la observación de las agrupaciones civiles, que están pidiendo al obispo de Campeche, José Francisco González que impida que algunos alcaldes hagan uso indebido de las imágenes de los santos patronos, con fines mercadotécnicos para sacar mayor ganancia.

Hace un año la banda El Recodo, involucrada con los personajes del narco, actuaron en Tenabo, y en este año al parecer ya se canceló la actuación en la feria del rey del narcocorrido, Alfonso Ríos, y su banda Komander.

En Tinún, el 23 de abril comenzará la fiesta patronal en honor al Cristo Resucitado, es la única Junta Municipal de Tenabo, y muestra mejor organización con la integración de un comité ciudadano, es un ejemplo para Tenabo que se debe de imitar, al menos disimulan la injerencia directa en el manejo del dinero que consigue la asociación de palqueros, cuyos integrantes hacen más con menos.

Cuando en Tenabo una canción tema rebasa los 50 mil pesos, desde aquí comienza el negocio y los enjuagues. Es tiempo de que las fiestas patronales dejen de ser botín de unos cuantos. Que algunos ayuntamientos, dejan de robar en nombre del santo patrono del pueblo. A Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César.

Eudaldo Chávez Molina