Inicio»Opinión»A cuidar los frijoles

A cuidar los frijoles

0
Compartidos
Google+

Muy bonita la actitud del Partido Acción Nacional, con minorías en la mayoría de los legislaturas locales endurece su postura y adelanta que si los congresos estatales no armonizan sus leyes con la ley secundaria en materia electoral, aplazarán la ley Peña Nieto, la consentida, la cereza en el pastel, es decir, la reforma energética, que así se quedaría en la congeladora hasta septiembre, con todas las consecuencias que esto conlleva y que podría derivar en una crisis económica muy similar a la que se vivió en 1994.

Sólo basta ver que el país tiene un crecimiento económico proyectado de 1.6%, muy lejos de aquel criticado 3 y 4% que se vivía en las épocas panistas. Con esto, los ciudadanos nos estamos dando cuenta de lo difícil que es unir el discurso de campaña con la realidad, y que muchas veces un cambio estructural tan grande a destiempo puede causar más daño que beneficios.

¿Porqué a destiempo? Porque la memoria nos permite recordar que fue el mismo PRI quien bloqueó vehementemente estas iniciativas enviadas durante el sexenio de Fecal, un sexenio que si bien era sumamente criticado, logró mantener un crecimiento mediocre pero estable, que permitía que estas reformas entraran de manera gradual, suavecito y ensalivadas, digamos, para no afectar tan drásticamente la economía de los más pobres, que al día de hoy ven crecer sus problemas, ya que ahora su mayor preocupación es comer durante toda la quincena.

Actualmente nos la dejan ir de golpe, ya que la bajada de precios en la gasolina, prometida en campaña, nunca se dio, y al parecer nunca se dará, a menos que esta vez sí cumplan su palabra y los precios se congelen a partir de enero del 2015, como prometió el Presidente Peña Nieto.

La postura del PAN es entendible desde el punto de vista político, un partido tan alejado de la gente tiene que conseguir sus posiciones en la mesa de negociación por su incapacidad de ganarlas en las urnas. Así, vemos un PAN aliado al PRI en la Cámara Alta en cuanto a la reforma energética, y a un PRD aliado también al PRI en la reforma fiscal.

Nos queda muy claro que tenemos partidos políticos que saben que el frijol sabe más rico con salsa y tortillas, sin importar el ciudadano y mucho menos la estabilidad del país, y nos deja un partido político con poder absoluto otorgando migajas a la ya inexistente oposición, quien así puede mostrarse como guerrero de las causas nobles, cuando su único interés es llevar agua para su molino.

Emilio Lozoya Austin, director general de Pemex, también cuida sus frijoles, y sale a declarar que es impostergable la aprobación de las leyes secundarias de la reforma energética, para impulsar el crecimiento del país y generar empleos, no sin antes aclarar que la riqueza petrolera es y seguirá perteneciendo a los ciudadanos.

En tanto, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, afirma que la aprobación de estas leyes secundarias permitirá en años futuros un crecimiento cercano al 5%, cifra que con la situación actual es sumamente alentadora, a pesar que hace un par de años era inaceptable, por eso les digo, cuidado, porque del dicho al hecho hay un gran abismo.

Esta postura de Acción Nacional, que fue expuesta a través de su presidente nacional, Gustavo Madero, obliga al PRI a acceder a sus peticiones y seguramente deja a algunos priístas arrepentidos del apoyo brindado a este personaje, quien regresó a la Presidencia con un partido muy dividido y, por lo tanto, se ve en la necesidad de endurecer su postura para mantener su credibilidad, aunque en lo oscurito el amasiato continúe.

Aunque Madero asegura que no votarán la energética si la reforma política no es armonizada con las leyes locales en los congresos, estoy seguro que si le dicen que sí a sus peticiones, dará marcha atrás, y en el segundo periodo extraordinario de sesiones quedará lista este sanalotodo que permitirá a más de 50 millones de mexicanos salir de la pobreza, generará empleos para las nuevas generaciones, frenará el aumento de precios a la canasta básica, tendremos educación de calidad, excelentes servicios de salud e infraestructura de primer mundo. En pocas palabras, nos sentiremos como Alicia recorriendo el País de las maravillas, y se acabarán las excusas.

Uno puede soñar, pero el despertar se va a sentir como la mañana después de una buena fiesta si no nos cumplen, de ahí la capacidad de Acción Nacional de poner contra la pared al PRI y exigir huesos para que sepa mejor el caldo.

Si luego de aprobada esta reforma, al pasar de los meses y los años, seguimos con un crecimiento económico mediocre, con 50 millones en la pobreza, sin oportunidades de empleo digno y con servicios deficientes, sabremos que todo este show fue una simulación más y el beneficio que tendremos serán unos cuantos políticos y empresarios, amén de los extranjeros que vendrán como modernos piratas a llevarse el oro y a dejarnos los espejitos.

Los mexicanos sólo tenemos poder cada tres y seis años, el voto es nuestra arma, no gastemos nuestras municiones en despensas, láminas de cartón y promesas vacías, seamos responsables con nuestra familia y con nuestro país, vamos a elegir bien y a cepillar a todos los que sean un lastre para el país.

 

Me pueden escribir al correo: [email protected] y en el Twitter @fercastellot

Fernando Castellot Alonzo

Noticia anterior

En riesgo infantes por juegos rotos y oxidados

Siguiente noticia

Sin incidentes se desarrolla examen para obtener plazas

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *