Inicio»Opinión»La exsanguineotransfusión

La exsanguineotransfusión

0
Compartidos
Google+

Cuando una mujer embarazada es RH negativa y su bebé resultó ser RH positivo como el padre, ésta crea anticuerpos en contra de la sangre del producto RH positivo, por lo que estos anticuerpos destruyen los glóbulos rojos del bebé pudiendo ocasionarle hasta la muerte.

Antes de la existencia de la vacuna Anti-Rh la forma de evitar la muerte de ese bebé era por medio de un tratamiento que consistía en cambiarle la sangre (que era Rh positivo) por una sangre Rh negativa, con lo que se evitaba la destrucción de esos glóbulos positivos y que con esa misma técnica se eliminaba también los anticuerpos que destruían esos globos Rh positivos.

Obviamente dicho tratamiento tenía un gran riesgo y no siempre resultaba salvatorio aunque con la práctica se llegó a obtener excelentes resultados.

Todo lo anterior se resolvió al desarrollarse la vacuna Anti-Rh, la que al aplicarse a la madre Rh-negativa posterior al primer parto, se evitaba con eso que —la madre— creara enticuerpos contra la sangre Rh positiva de los futuros bebés y por lo tanto no se destruyeran sus glóbulos rojos, evitando así la necesidad de la ex-sanguíneo.

Este ha sido uno más de los avances que esta vilipendiada medicina ha aportado al mundo y por lo cual se evitan, han evitado, y se seguirán evitando miles de muertes de esos bebés en todo el mundo.

La historia en particular aquí en Campeche es muy interesante por simpáticas anécdotas que surgieron con la existencia, inevitable, de la vacuna y su aplicación en relación al costo (siempre ha sido cara).

Sobre todo cuando se indicó por primera vez en una institución que se caracterizaba por su proclividad al ahorro y la defensa bravía de que los cambios tenían que llegar pero no tan rápido, cuando “ni en Mérida la están aplicando”, como alguna vez se nos dijo como justificación encabronada para no aceptarla, lo que se tuvo que hacer y se hizo.

Con el devenir de los años esa ET fue cada vez menos utilizada respecto al problema sanguíneo en los bebés, ya que la vacuna fue protegiendo cada vez más a esas madres y por ende a sus hijos al evitar la isoinmunización.

Claro que aún tiene sus indicaciones y tengo entendido que se ha demostrado su utilidad en casos de infecciones severas y no sé cuántas opciones más.

Esta brevísima historia y con mi experiencia personal y la observación de que la genética y su ADN son canijos, y que tal parece que la herencia es cabrona y muy difícil de evitar, he llegado a pensar en la supuesta posibilidad de que esa famosísima ET pudiera aplicarse para que en determinado casos, muy especiales, se hiciera para cambiar a algunos especímenes eliminando herencias que han demostrado lo negativo.

Por ejemplo, piense usted en ciertos políticos, incluyendo al gobernador en turno, a los que se les cambiara su ADN, gracias a ésta ya famosa ET, y entonces entendieran realmente que su estadito está jodidito, acéptelo o no y más cuando todo su sexenio nos lo mandamos diciéndonos que no había dinero, bla, bla, bla para que ahora ante los hechos dados por su fraternal sistema el insista en lo contrario. ¿No sería realmente útil? ¿Cuántas otras razones existen para más sesiones de ET?

Claro que lo anterior es tan obvio que seguramente usted penitente lector se durmió con lo anterior y no le interesa más al respecto, sobre todo que ya no hay ni tiempo ni posibilidades de anticuerpos, ¿o antígenos?

Terminemos este ensayito refiriéndonos al gentil, a usted, a mi, sencillos ciudadanos que estemos deseosos de modificar nuestra genética, nuestro ADN, y así evitarles a nuestros hijos y demás agregados, conductas que nada bueno les traerán con su práctica, por ejemplo: ¿No sería muy bueno que su descendiente se interesara un poco más por el money, money, y se preocupara de asegurárselo para no terminar en su vejez como burócrata de segunda? ¿qué cómo se haría? No maméis hijín, eso ni se pregunta, observe a su alrededor y aprenderá enseguida, vea al gober, al diputado, al “funcionario”, a aquel iniciativo privado que ahora se volvió del sistema al que insultaba y del cual ahora vivirán sus descendientes por tres(?) generaciones más y saque sus conclusiones…

Pero queda un gran problema. ¿Cómo hacer para la pendejez? ¿Bastará una sola sesión de ET para eliminar todos los genes, antígenos y anticuerpos acumulados en años y años de estupidez, o de pendejez, o es lo mismo?

¿Quién nos lo dirá, señor mío, quién nos lo dirá? ¡Vale!

P.D. (ET) significa exsanguineotransfusión. De nada.

Manuel R. Gantús Castro

 

Noticia anterior

Nebulizan Centro y colonias de cabecera

Siguiente noticia

Belinda se burla de frase de Giovani