Tribuna Campeche

Diario Independiente

Megaestancados

El viacrusis al transportarse a la oficina, al súper, a pasear, o a casa, es algo que los campechanos pensamos seriamente.

Ha sido constante mi crítica al tema de la falta de agentes de Vialidad y no dejará de serlo mientras se siga escuchando la queja de los ciudadanos que sufren, al igual que todos, la ineptitud de funcionarios públicos que gracias a su probada incapacidad y buenas amistades, nos mantienen a raya con su pésimo trabajo.

El viacrusis al transportarse a la oficina, al súper, a pasear, o a casa, es algo que los campechanos pensamos seriamente. Si bien no llegar al trabajo es ponerse la soga al cuello porque los patrones no piensan igual que el trabajador, el tener que hacer varias reconsideraciones para poder salir de paseo, llevar a los niños a la escuela o a sus clases particulares, entre otras cosas, pareciera como si regresáramos a la edad de piedra, o que este Gobierno hacia allí nos está llevando.

Cada 50 metros nos encontramos las estructuras prefabricadas con forma de túneles cuadrados con los que se está armando el megadrenaje, así como maquinaria pesada que utilizan para ello, antes de chocar con un letrero que nos indica que la calle ha sido cerrada, ante la incompetencia y falta de información por parte de las autoridades viales y sus insuficientes agentes. Falta planeación y mostrar mayor sensibilidad hacia los ciudadanos, que sufren los cierres de calles y bloqueo de sectores a diestra y siniestra por parte de nuestras autoridades, sin que éstas se pongan a pensar en las afectaciones que ocasionan.

Si bien han procurado tener más policías estatales preventivos, se han olvidado que también tenemos vialidades y no han capacitado agentes para esta tarea. Al día de hoy no han concluido ni la primera ni la segunda etapa del megadrenaje, y desde hace más de un mes iniciaron la tercera, ocasionando un caos vial en toda la capital. De ello se han publicado innumerables notas en la prensa y al parecer nuestro gobierno no las lee, o pretende no leerlas.

El resultante de esta nula vialidad ha sido un sinnúmero de accidentes. Y ante el grave problema de salud vial en la ciudad, como si se tratara de un virus, brotan topes, de tres en tres, sin señalamientos, con los cuales la circulación se hace más lenta, el viacrusis más intenso, y la pesadilla más larga. ¿De qué nos sirven las nuevas avenidas, si cada 100 metros hay un tope?

Ya sea en la puerta del recién inaugurado parque Ximbal, o en la glorieta de la avenida Colosio, o en la avenida Francisco I. Madero, mejor conocida como La Ría, el brote de topes es una epidemia que impide que fluya adecuadamente el tráfico. ¿No será mejor capacitar a la ciudadanía respecto a cómo cruzar la calle? ¿Por qué mejor en vez de tirar el dinero de los campechanos en malas ideas no hacen una campaña de educación vial?

Lo cual me lleva de nuevo a la misma pregunta que me he formulado desde que empecé a escribir en TRIBUNA: ¿Por qué sigue al frente de una corporación que le ha quedado enorme, un Jackson Villacís Rosado que no tiene idea de cómo exigirle a sus mandos viales una solución? Aún peor, pareciera que para presidir la Secretaría de Coordinación necesitas ser buen amigo del gobernador, como es el caso de Alberto Can Sánchez, quien carece de buenas ideas pero… es cuate.

Dicen en el cuarto piso que al final se los vamos a agradecer. Y es cierto, les agradeceremos que hayan llevado a cabo una obra de gran envergadura, aunque la baja calidad se hará manifiesta en la primera prueba que nos ponga Cronos. Lo que nunca les vamos a agradecer es que la hayan realizado con total ineptitud, desconsideración, desorganización y falta de planeación.

Simple y sencillamente, la ciudadanía que votó por Ortega Bernés se merecía un mejor trato ante los perjuicios que iba a ocasionar esta obra. No ha habido la mínima consideración. Por el contrario, han trabajado con la bandera de “aguántense que con esto nos beneficiaremos todos”. No se vale.

Sin duda alguna que lo único que me alienta es que en ocho meses pasarán a mejor vida política los talentosos protagonistas de este sexenio, a los cuales el apapacho amistoso les ha servido para continuar en sus puestos y sentirse intocables. Serán recordados, sí, pero por su ineptitud y patético desempeño en el trabajo, en un Estado que dejarán económicamente megaestancado por sus malos manejos y mediocres decisiones.

 

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @sansopelochas

Jorge Gustavo Sansores Jarero