Inicio»Opinión»Ah Kim Pech, ciudad del mar

Ah Kim Pech, ciudad del mar

0
Compartidos
Google+

Sin lugar a dudas, debemos apostarle a la modernidad, al desarrollo, privilegiar pensar a futuro, pero sin olvidar el pasado. Para eso es que vamos a la escuela, para palpar las nuevas cosas que se están utilizando en los diversos entornos profesionales que tenemos a la mano. Así, ingenieros y arquitectos aprenden nuevos métodos de construcción que abaratan costos y mejoran la infraestructura; administradores y economistas buscan innovar técnicas de manejo de personal y material que reditúen en mayores utilidades; los médicos y cirujanos se capacitan en el uso de métodos modernos de operación y curación; etc.

Por ello siempre es tema obligado analizar lo poco o nada que hacen nuestros gobernantes por mejorar y modernizar nuestro Estado, y aún más, nuestra ciudad. Debemos reconocer que estos últimos once años han estado llenos de anuncios sensacionalistas y de primeras piedras de proyectos que no fructificaron, y los pocos que se trataron a concretar, al no estar hechos pensando en lo poco que Campeche puede ofrecer, están en bancarrota pero disfrazados como si fueran inversiones “a futuro” indefinido.

¿Alguno de ustedes recuerda cuando se anunció el proyecto denominado “Ah Kim Pech, ciudad del mar”? Fue más bien un ardid publicitario que inició hace cuatro sexenios, en el que pretendían vendernos la idea de un Campeche muy diferente al que vemos en la actualidad. Ahí ofrecían ríos y lagos artificiales en dicha área, con modernos edificios que acapararían tanto la mirada de los inversionistas, que dejarían a un lado a Nueva York y a París y sus millones de luces para venir a sembrar sus intereses en nuestro pueblo.

De aquel proyecto no se hizo nada. Los gobernantes en turno se agandallaron de los terrenos y vendieron otros, y en medio de esa arrebatinga de lotes dejaron unas avenidas mal diseñadas, con camellones anchos, arroyos vehiculares estrechos y pésima iluminación. En pocas palabras, la maqueta y el proyecto fueron sólo la excusa para saquear al Estado.

Los ríos prometidos al estilo Venecia sólo se veían en temporada de lluvias que se inundaban las calles, y los altos edificios, de los cuales sólo hay cinco de no más de tres pisos de altura, no se pudieron lograr gracias a una iniciativa retrógrada que no permite mayores alturas, pues los visitantes dejarían de admirar las torres de Catedral. Al parecer nuestros gobernantes no entendieron que se trataba de no olvidar el pasado, no de anclarse en él.

Ahora, una revista especializada en urbanización de alto nivel de nombre IDEURBAN, ha presentado en varias páginas de una reciente edición, un bosquejo de lo que será un ultra mega súper proyecto integral “con miras al futuro”, enfocado en el área Fundadores, antes llamada Ah Kim Pech, que inicialmente se conoció como “el embutido”. En las imágenes, replicadas en TRIBUNA el pasado domingo, se puede observar claramente que el proyecto se pretendía consolidar sobre lo que ahora es el Foro Ah Kim Pech.

Debo precisar que dicha edición no supera las 300 páginas, de las cuales más de 100 tienen algo que ver con Campeche, por lo cual es de colegirse que el Gobierno del Estado pagó esa significativa promoción de nuestro territorio. Y ya encarrilados en la difusión de los encantos de nuestro terruño, te sorprendes al enterarte del proyecto de urbanización futurista que alguien preocupado por desarrollar nuestra capital propone para edificar en el Foro.

Sin embargo, la supuesta venta de dicho terreno a un empresario yucateco fue desmentida por el administrador de Pro eventos, Luis Fernando Guerrero Escalante, encargado del manejo del Foro Ah Kim Pech, quien dejó claro que el terreno aún pertenece al Gobierno Estatal. Entonces, ¿por qué se desperdicia tanto espacio en la revista publicitando un bosquejo de algo que no se va a hacer? No tiene ninguna lógica.

Menos aún cuando se considera que hace seis meses el pragmático secretario de Desarrollo Industrial y Comercial, Enrique Escalante Arceo, anunció con bombos y platillos ese proyecto innovador del cual nunca precisó la ubicación, llamado por muchos el “Dubai campechano”, porque aparentemente estaría en la Dársena de San Francisco, y que también fue avalado en su momento por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas.

El asunto se complica ahora que el gobernador Fernando Ortega Bernés, confirma que no se ha vendido, ni se venderá el Foro. O sea, los secretarios afirman lo que su patrón desmiente. Y al final nadie sabe nada, se tiran la bolita entre todos, y lo único que hacen es sembrar más dudas entre la ciudadanía que está siendo despojada de su recinto ferial. ¿No será que ese pastel ya se repartió y están esperando al último minuto para anunciarlo? Podría ser, después de todo, es el año de Hidalgo.

Al igual que ha sucedido con muchas concesiones sin licitación y negocios turbios de esta administración, es la ciudadanía la que debe presionar para que se averigüe la verdad y no quedarse con la duda, pues se corre el riesgo de que más adelante que se quiera hacer ya estén construyendo el proyecto Dubai. Entonces sí, nos veremos obligados a disfrutar nuestro Carnaval entre los fétidos olores que vierte la Ría justo donde pretenden hacer el nuevo recinto ferial.

Esperemos que el gobernador Fernando Ortega Bernés nos esté diciendo la verdad acerca de ese proyecto, que siga siendo ese terreno el recinto oficial de nuestras ferias, por lo menos en tanto nos construyen uno más decente y mejor planeado, con mejores accesos y suficiente espacio de estacionamiento. No tiene caso querer hacer en estos últimos meses lo que no se quiso hacer en cinco años.

 

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @sansopelochas

Jorge Gustavo Sansores Jarero

Noticia anterior

Disminuir edad punible, propuesta para último periodo ordinario: Ruiz

Siguiente noticia

Boda civil de Zulema Berenice Herrera y Jorge Román Laynes

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *