Inicio»Opinión»Igual que hace seis años

Igual que hace seis años

0
Compartidos
Google+

Campeche no es el mismo de antes. Es un Estado que está creciendo, pero sin trayectoria ni rumbo. Pareciera que esta administración tiene ganas de cerrar e irse sin ser olvidada, y que mientras más exigimos como ciudadanos, más nos ignoran. Reconozco que el gobernador del Estado, Fernando Eutimio Ortega Bernés, no puede resolverlo todo, y que varias veces ha tenido que salir a dar la cara por sus ineptos funcionarios, a quienes por alguna razón se ha negado a remover a pesar de no hacer bien su trabajo. Igual que ocurrió hace seis años.

Durante este sexenio hemos enfrentado cotidianamente problemas viales, calles en mal estado, contaminación excesiva, protestas, cierres carreteros, paros escolares y sindicales y gastos desmedidos por satisfacer demandas disfrazadas de tintes populares. Todo ello sólo ha generado mayor malestar en la ciudadanía, al grado que este ya rebasa problemas más graves como el suicidio, también derivado de muchos problemas como los enumerados a los cuales se suman la inestabilidad familiar y la deficiente atención de la Secretaría de Salud en materia de prevención.

Creo que si algo ha caracterizado a este gobierno, es que cada secretario ha hecho lo que quiere, dice lo que puede y se defiende como mejor cree. Problemas hay de sobra, nunca se pusieron de acuerdo para resolverlos. Incluso pareciera que se coordinaron para empeorar las cosas, lo cual se acentúa ahora cuando restan menos de ocho meses para que concluya este mandato. Lo peor, es que se heredarán estos problemas a quien se quede en la gubernatura, algo que suena verdaderamente injusto y falto de toda solidaridad. Pero igual pasó hace seis años.

Si bien es triste escuchar a la ciudadanía expresar que lo único que quiere es que este sexenio se acabe, que llegue un nuevo gobierno y que las cosas cambien para bien, recuerdo bien que el mismo sentimiento se externaba al final de la administración de Hurtado Valdez. Y al igual que pasó en ese cambio de gobierno, en ese momento se olvidarán de lo mucho o poco que hizo la administración saliente, que también dejó problemas sin resolver, y que sin duda tuvo que enfrentar Ortega Bernés al iniciar.

Pero insisto, el gobernador no tiene ninguna necesidad de salir a decir que a pesar de los insultos, de la mala organización, nula planeación, inexistente vialidad alterna, al final vamos a estar agradecidos. En lugar de eso debería exigir a su secretario de Seguridad, Jackson Villacís Rosado, poner más asistencia vial a la ciudadanía; a su secretario de la Coordinación, Alberto Can Sánchez, supervisar de cerca los cierres de calles que se pretendan realizar; a su secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, Jorge Luis González Curi, una mejor planeación y supervisión de las obras que licita.

Creo que los campechanos veríamos mejor que le diga a Villacís Rosado que deje de hacer campaña por la alcaldía de Champotón y se ponga a trabajar; que le diga a Can Sánchez que deje de buscar los reflectores de las televisoras y se ponga a coordinar el megadrenaje, para lo cual debe estar disponible 24 horas los siete días de la semana, y que debe contestar el teléfono a la hora que se le requiera; que le insista a González Curi en la necesidad de terminar al cien por ciento la primera etapa del drenaje. O de lo contrario, ¿por qué no los cambia?

Tan solo con el megadrenaje han crecido los problemas de contaminación en la Bahía, asunto en el cual también debería estar inmiscuida la secretaria de Medio Ambiente, Evelia Rivera Arriaga, que odia que la critiquen, pero que tampoco se pone a trabajar como debe ser. Su secretario de Gobierno encargado de coordinar todos estos esfuerzos, Roberto Sarmiento Urbina, anda más entretenido planeando bloqueos carreteros que resolviendo estos problemas.

Y cómo olvidar a los funcionarios que presumen sus viajes exóticos envueltos en pieles finas mientras degustan suculentas viandas y licores desconocidos, o a los que en pocos años se han edificado sendas mansiones. Como dije, pareciera que todo lo hacen mal a propósito, para que el cierre de sexenio tenga un final infeliz y la ciudadanía harta se enfoque en esperar el nuevo gobierno. Igual que pasó hace seis años.

Campeche no puede seguir así. Como bien dijo el diputado federal Alejandro Moreno Cárdenas en su informe legislativo rendido hace unos meses, quien navega sin rumbo, no llega a ningún lado. Este Estado necesita tener una trayectoria definida que lo lleve a un puerto seguro. Es momento de sentar las bases para que quienes busquen beneficios, tengan obligaciones y responsabilidades, y que cumplan con las mismas. No se trata de soportar las críticas, sino de dar resultados y pronto. De lo contrario, tendremos otro cierre de sexenio sin reconocimientos, sin agradecimientos y por supuesto, sin rumbo… Igual que pasó hace seis años.

 

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @sansopelochas

Jorge Gustavo Sansores Jarero

Noticia anterior

Taxi arrolla a ciclista en la avenida Gobernadores

Siguiente noticia

Esmeralda y Mauricio comienzan su reinado