Inicio»Opinión»Los mismos, pero distintos

Los mismos, pero distintos

0
Compartidos
Google+

Existen quienes han llegado a afirmar, tanto en el ejercicio de la política, como en los demás aspectos de la cotidianeidad, que todos los días hacemos lo mismo, pero lo realizamos diferente. Cada día, por ejemplo, estacionamos nuestro vehículo en la cochera, y sin embargo las llantas no quedan en el mismo espacio del ayer.

Esto viene a colación, tras observar atentamente el registro de los candidatos al Gobierno del Estado, ante el Instituto local Electoral, postulados por las diversas organizaciones políticas con registro. En todos ellos se percibe un elemento común, tanto, que representa práctica recurrente, de cada tres o seis años: el cambio.

La demanda de renovación se ha escuchado con el mismo tono y energía de siempre. Realmente ya no resulta inédito para el ciudadano. Y todavía, ahora resulta, hasta los slogans empleados en pretéritas campañas, son actualmente recicladas.

Existe, por citar, un celeste postulante que ofrece a los campechanos dos aspectos muy conocidos por los ciudadanos: siendo un hombre de pocas palabras,  dedicará todos sus esfuerzos en pos de la grandeza de Campeche.

Por otra parte, una reconocida y respetada dama enarbola la atractiva bandera de férrea lucha contra la corrupción e impunidad. Oferta atractiva, idéntica oratoria, pero con misma evidente debilidad. No describe el cómo, cuándo, con quiénes, para quiénes, con qué, y para qué. Qué hacer con lo recaudado. Y quizás, y por supuesto no menos importante, es qué vamos a hacer para detonar el desarrollo estatal, y la manera en que el progreso se traducirá en beneficio social.

Por otro lado, también participan algunos partidos que van solos. Sin alianzas ni en coaliciones. Afirman que realmente lo establecen con los ciudadanos. Tal vez tampoco suena mal, solamente que, al igual que otros candidatos, tampoco describe cómo y con qué formalizar y fortalecer esta amalgama política, entre sus organizaciones y los campechanos.

Pero también se observa, escucha y asimila algo diferente. Motiva oír decir en una figura política, algo que realmente resulta motivante: vamos a cambiar la autoestima del campechano. Que nunca más vuelva a sentirse, porque no lo es, menos que nadie. Campeche será ejemplo nacional. Industrializaremos a la entidad. Los verdaderos enemigos de Campeche son el desempleo, carencia de oportunidades, el suicidio y la pobreza, y con ella, la marginación.

Es válido en este punto, plantearse de la misma manera, el cómo lograrlo. Para un eficiente desempeño político, así nos parece, poseen destacada participación, tanto las circunstancias, como la amplia y viable capacidad de establecer y consolidar relaciones. No es suficiente conocer qué se quiere. Son necesarios también, tener muy claro el cómo, con qué y quiénes y para qué.

Una realidad es que lo que modestamente aquí se ha escrito parte solamente de los actos de registro. Lo es también que esperamos mucho más de todos los candidatos. Ya no reproduzcamos lo mismo, haciéndolo diferente. Mejor transformemos a Campeche. Y en este esquema, Alejandro Moreno Cárdenas destaca como el mejor.

Carlos Cruz Lavalle

Noticia anterior

Camioneta arrolla y lesiona a mujer

Siguiente noticia

Urge la reconstrucción de camino en zona productiva