Inicio»Opinión»Terminó la contienda política

Terminó la contienda política

0
Compartidos
Google+

El pasado 7 de junio los campechanos hemos iniciado una nueva historia. Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, de la coalición PRI-PVEM, es el ganador de los comicios a la gubernatura del Estado de Campeche porque así lo decidió la mayoría de los ciudadanos, independientemente de su género, condición social, política o económica, acudieron convencidos de la fuerza e importancia de su voto. Pero también hacemos votos para que todo vuelva a la normalidad.

El clima político debe comenzar a suavizarse; al fin que las actas hablan con toda claridad y una gran parte de los ciudadanos saben a través de los medios de comunicación cómo quedó el cómputo final informado en su oportunidad por el Instituto Electoral del Estado de Campeche (IEEC).

En materia electoral Campeche ha mejorado, ni duda cabe, pero tampoco lancemos las campanas al vuelo. Nos falta aún mejorar las formas, actitudes, cultura y manifestaciones previas, durante y después de las elecciones. No se pretende que todo cambie de la noche a la mañana, pero sí es indispensable una manifestación clara de que nuestro Estado avanza en sentido positivo.

Campeche sobrevivió al paso del huracán electoral y las cosas deben continuar su marcha. Quien perdió debe tener la suficiente calidad ética  para reconocerlo y demostrar su integridad moral y sus principios democráticos que seguramente fueron requisito para obtener la candidatura de su partido político; de lo contario sólo demuestra sus pobres o nulos atributos para la función pública y un marcado rechazo o desdén a la voluntad del pueblo.

Aceptar el triunfo unos y la derrota otros dejaría de “calentar” a sus simpatizantes para concluir de inmediato el proceso de integración social y devolver a la entidad la tranquilidad que tanta falta nos hace y que teníamos extraviada hace algunos días. Se tiene que cerrar las puertas de la violencia verbal e ideológica.

Yo creo que casi todos los campechanos por nacimiento o vecindad deseamos que pronto se terminen los rumores, que se olviden los rencores, que ya es momento de pensar en el trabajo para demostrar en el terreno de los hechos la razón por la que se contendió por un puesto de elección popular cualquiera que éste sea.

Ahora hay que escuchar a los que quieren trabajar en armonía y en paz, a los que con su esfuerzo diario buscan el progreso de Campeche, a los que claman por mejores oportunidades de vida para sus familias, a los que añoran recuperar su historia en un ambiente social de concordia, libertad y tranquilidad, y olvidar esos brotes de violencia que avergüenzan a sus seres queridos.

Sí, terminó la contienda electoral, se impone ahora la reconciliación en Campeche. Que quede claro que durante este proceso que acaba de concluir nunca se tuvo enemigos, sino adversarios ideológicos. La reconciliación es indispensable y debemos dejar de lado nuestras diferencias y privilegiar nuestras coincidencias.

En Campeche, todo terminó en una fiesta cívica y una gran lección democrática en la que se ejerció libremente el derecho a elegir a nuestros candidatos de quiénes se espera un compromiso inquebrantable de trabajo, esfuerzo y dedicación en beneficio de los campechanos.

Muy pronto emprenderán la tarea que el pueblo ha puesto en sus manos y se espera que cumplan con fidelidad hasta el límite de sus fuerzas para que en unión con los campechanos se genere una fuerza extraordinaria para el crecimiento, la innovación y el progreso de nuestro Estado, la población y sus familias. Muy cierto, ganó Campeche y ganó bien.

Rafael Martínez Castro

Noticia anterior

Celebran a papás en el Colegio Campeche

Siguiente noticia

Portada

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *