Inicio»Opinión»Lo que pasa en Grecia

Lo que pasa en Grecia

0
Compartidos
Google+

En la sección internacional de la mayoría de periódicos impresos y digitales hay una noticia que colma espacios. Un asunto que no se puede pasar por alto. Una historia que se repite en la vieja Europa y su economía tasada en euros. La más fuerte moneda nos han dicho siempre. Y, por supuesto, los países de aquel continente con altísimo nivel de desarrollo.

Paradójicamente, a pesar de ello, no es extraño que con cierta regularidad alguna economía enfrente problemas. No me atrevo a usar el término colapso, pero lo que sucede en Grecia tiene que advertirse como algo bastante serio. Es común que los países para poder financiar su desarrollo soliciten préstamos al FMI. Es una práctica tan generalizada que pocas naciones pueden presumir no haber necesitado nunca el apoyo del internacional organismo.

La noticia de que el país griego no ha pagado su deuda al Fondo Monetario ha despertado las alertas en toda Europa. Y, obviamente, el asunto empieza a causar reacciones y acomodos a lo largo de las economías del mundo. Un simple ejemplo: El dólar ya rebasó los 16 pesos en México.

Es de tal importancia el asunto, que el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, tuvo que salir a calmar ánimos, afirmando que pese a la incertidumbre y la volatilidad financiera internacional generada por la situación griega, en nuestro país los mercados operan en orden y con liquidez.

La historia de la economía griega tiene antecedentes complicados. En par de ocasiones anteriores había negociado rescates. Ahora simplemente se ha negado a pagar y encerrado en su estrategia de no renegociar la deuda y tomado la decisión de aplicar severas medidas. El cierre de bancos y la falta de efectivo en cajeros enrarece más el ambiente puesto que, para nadie es un secreto, ningún país puede sobrevivir sin su sistema financiero.

En este tenor son dos los escenarios que se observan. El primero que Grecia tendrá control absoluto de sus bienes económicos que le permitirán invertir en programas sociales o tomar acciones como no cobrar, mientras dure la crisis, el transporte público. La pregunta que necesariamente se hace es ¿Cuánto podrá soportar sin inyectar liquidez a su economía?

El otro escenario es el de la renegociación que se ofrece a este país y que los países líderes de la Unión Europea tienen su esperanza para acabar con esta situación.

No sabemos cómo terminará este magro capítulo de la historia que, nunca falta el audaz calificativo, es considerada como una auténtica tragedia griega. Tan had doc con la conocida fama atribuida al teatro de aquella franja de Europa. Lo que sí sabemos es que este tema no tiene nada de teatro. Es real, complejo y hay que seguirlo de cerca. Y bueno es una señal para que los demás países hagan suya la vieja sentencia “cuando veas las barbas de tu vecino mojar”.

¡Cuánta falta hace un moderno Diógenes que, lámpara en mano a plena luz del día clamaba buscar un hombre honrado, un hombre que en estos días aciagos traiga luz a la convulsa Grecia!

Bertha Paredes Medina

Noticia anterior

Abandonan camioneta tras salida de camino

Siguiente noticia

Despide Cabildo a trabajadores