Inicio»Opinión»Tristeza

Tristeza

0
Compartidos
Google+

La tristeza es un sentimiento muy profundo y muy difícil de asimilar.

Esta semana murieron dos personas muy queridas, mi cuñada Aracelly Castillo Brown y mi amiga Elsy Noya Cruz.

Hace muchos muchos años, mi mamá conoció a Doña Luz Brown de Castillo en casa de una amiga común. La que tiempo después fue mi suegra llevaba consigo a su hijita Aracelly. A mi madre le gustó el nombre y le dijo que así me llamaría cuando naciera. La vida se encargaría de unir nuestras familias

Fue Aracelly una mujer muy bella, con un carácter festivo que le duró toda la vida,  le gustaban los vestidos elegantes, estar siempre muy arreglada, las fiestas con toda su familia, rodeada de sus seis hijos y sus muchos nietos, una madre que siempre se preocupó por esa unión familiar tan difícil de lograr en las familias numerosas. Todos sus hijos estuvieron a su lado el tiempo que duró su enfermedad, atendiéndola con gran esmero, así como ella los enseñó y como todas las madres quisiéramos que nos cuidaran cuando llegue el momento.

Mi amiga Elsy, llegó a Xmahanah,  la Escuela de Artesanías  en una de esas tardes en que nos reunimos las mujeres creativas de Champotón para realizar collares, flores, tejidos, en esas clases donde el aprender es el reto y disfrutar es la obligación, conocimos a una Elsy amiga de todas,   buena compañera, alegre, conversadora, participativa, con el consejo adecuado para cada queja o dolor, que se volvía un estallido de risas con sus recetas para vivir a gusto. Ese es el regalo que nos dejó, y cómo la vamos a recordar todas las que tuvimos el privilegio de llamarnos sus amigas.

En medio de la confusión que se creó en el face por los mismos nombres de mi cuñada Aracelly y mío, comenzaron las llamadas a mis hijos preguntando qué había sucedido y tuvieron que dar explicación a mucha gente de todas partes, amigos de ellos, de Carlos mi esposo, míos, es reconfortante saber antes de morir quién da sus condolencias y quiere estar presente en tu velorio, eso me lo llevo en vida y agradezco tantas muestras de cariño.

Aracelly Castillo Negrín

Noticia anterior

En ETA 4 no recibirán a más alumnos

Siguiente noticia

Bodas de plata de Pedro Aldana y Herminia May