Tribuna Campeche

Diario Independiente

El origen de la pobreza

Organismos mundiales como la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), tienen como objetivo primordial promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo. En nuestro país, dependencias como la Sedeso llevan a cabo campañas frontales contra la pobreza y para ello implementan una serie de actividades que, hablando de pobreza, la verdad sus acciones son muy pobres; ya que nadie esperaría que con una cruzada contra el hambre se acabe la pobreza en México. Es como querer acabar un acorazado a pedradas.

Muy poca atención se le ha dado al aspecto psicológico por parte de los gobiernos y de los organismos internacionales en ese intento de mejorar el bienestar económico de las personas, sin darse cuenta que el miedo es el aspecto psicológico que impide que las personas alcancen ese bienestar económico.

Personas expertas en los temas económicos, claro, de la iniciativa privada, no del Gobierno ni instituciones de “buena fe”, de alguna manera han señalado al miedo y la ignorancia como los factores que originan la pobreza. En el libro “Padre Rico, Padre Pobre”, Robert Kiyosaki señala: “Las causas principales de la pobreza o de las luchas financieras son el miedo y la ignorancia; no la economía, ni el Gobierno, ni los ricos. Son el miedo y la ignorancia auto-infligidos lo que mantiene a la gente atrapada”.

El doctor Luis Álvarez Núñez, en su libro “Educación Financiera”, señala al respecto: “Olvide las emociones negativas o la ansiedad. Muchas personas tienen miedo de invertir y lo asocian a algo negativo, en ocasiones se debe a falta de conocimiento y de profundización de la materia. Algunas personas se dejan llevar por la ansiedad y quieren todo de inmediato, a este tipo de personas las controlan sus inversiones y no viceversa. Olvide estas emociones y podrá controlar su destino financiero”.

Napoleón Hill, en su libro “Piense y Hágase Rico”, describe el miedo o temor a la pobreza como una emoción que atenta en contra del deseo de esa independencia financiera de las personas y hace una descripción, casi poética, de las consecuencias del temor a la pobreza que me voy a permitir reproducir: “El temor a la pobreza es un estado mental. Sólo eso. Pero suficiente para destruir las posibilidades de alcanzar los logros deseados en cualquier empresa.

Este temor paraliza la facultad de la imaginación, elimina la confianza en sí mismo, socaba el entusiasmo, desanima la iniciativa, conduce a la incertidumbre de propósito, estimula la dilación, elimina el entusiasmo y convierte el autocontrol en una imposibilidad.

Le arrebata a uno el encanto de la personalidad, destruye la posibilidad de pensar con exactitud, distrae la concentración del esfuerzo, domina la perseverancia, reduce la fuerza de voluntad a nada, destruye la ambición, ensombrece la memoria e invita al fracaso en toda forma concebible. Mata el amor y asesina las emociones más exquisitas del corazón desaniman la amistad e invita al desastre en cien formas diferentes, conduce al insomnio, la miseria y la infelicidad”.

La pobreza jamás podrá ser abatida con programitas sociales. Eso es una falacia y con esto no estoy diciendo que los programas sociales desaparezcan. No, porque  eso es terapia intensiva para el segmento de nuestros hermanos que se encuentran  en extrema pobreza, pero no la estrategia para acabar con ésta.

Dejémonos de p… Iba yo a escribir maldiciones, pero mejor no. Enseñémosle a la las personas la verdadera causa de su pobreza. Digámosle que les han enseñado cosas que no son ciertas y que le producen temor y digámosle que es falso eso de que el amor al dinero es el origen de todos los males, que lo que realmente es el origen de todos los males es la ignorancia que se tiene respecto al dinero y que esto produce miedo, que ese tema deviene de una cultura de una marcada connotación religiosa de siglos pasados, en la que se tenía a la pobreza como una virtud.

Digámosle a la gente lo que tiene que saber y ya no se le oculte más para que todos podamos salir de este México hecho pedazos económicamente. Les prometo que en mi próxima entrega les voy a revelar la información de lo que es realmente el dinero y que no es la visión común que se tiene.

José Guadalupe Celis Pérez