Tribuna Campeche

Diario Independiente

Bola cantada: TEPJF ratifica

Como era de esperarse, no sólo por el raquitismo y la anemia de los argumentos y las pruebas técnicas presentadas...

Como era de esperarse, no sólo por el raquitismo y la anemia de los argumentos y las pruebas técnicas presentadas, sino por el desinterés que los promoventes demostraron durante el desahogo de los juicios que interpusieron, el pasado miércoles el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación desechó dos impugnaciones pendientes y ratificó el triunfo de Rafael Alejandro Moreno Cárdenas como gobernador, que ayer asumió el cargo.

Semanas atrás señalamos en esta columna que la insistencia de Morena y del panista Jorge Rosiñol Abreu en trasladar sus impugnaciones al Tribunal federal, sin cambiarle siquiera un punto o una coma a sus anoréxicas argumentaciones, sólo tenía un objetivo: prolongar hasta donde fuera posible la ratificación de la victoria de quien compitió abanderado por los partidos Revolucionario Institucional y Verde Ecologista de México.

Eso, con un doble fin particular: en el caso del Morena presionar a las autoridades del Instituto Electoral del Estado de Campeche para garantizar que se les asignaran tres diputaciones locales plurinominales con su dirigente estatal Carlos Enrique Martínez Aké como futuro líder de su fracción en la que será la LXII Legislatura.

Y por lo que toca al Rojo Rosiñol, seguir cumpliendo con rabia perruna el triste papel que le asignaron Fernando Eutimio Ortega Bernés y Wílliam Roberto Sarmiento Urbina como parte de la traición contra el PRI y Alejandro Moreno, a cambio del remate “electrizante” —en abonitos como conocida cadena comercial mexicana— del predio Restito de la Pilas, y de otros beneficios millonarios para su familia.

Cuando impugnaron ante el Tribunal Electoral del Estado de Campeche, tanto la dirigencia del Morena como el diputado federal carmelita mostraron total falta de respeto a esa autoridad, al electorado y a la ciudadanía en general, pues prácticamente aventaron las “pruebas técnicas” –-en realidad un abultado saco de chiriviteles o cachivaches—, pero no acudieron a ninguna de las sesiones del organismo, porque sabían que sus “argumentos” eran infundados e inútiles.

Por ello, el cuatro de agosto pasado, los magistrados electorales Víctor Rivero Álvarez, Mirna Patricia Moguel Ceballos y Carlos Alberto Huitz Gutiérrez consideraron que las impugnaciones no tuvieron los elementos idóneos para proceder, confirmaron la validez de la elección y entregaron la constancia de mayoría a Moreno Cárdenas.

Los dirigentes de Morena y el solitario Jorge Rosiñol —siempre sin el respaldo de su partido Acción Nacional— trasladaron su impugnación ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, sin agregarle siquiera una nueva línea, y finalmente el miércoles sus magistrados resolvieron por unanimidad, confirmando la sentencia emitida en su momento por la autoridad homóloga local, ratificando el ahora inexcusable triunfo de Rafael Alejandro Moreno Cárdenas.

“Se confirman las determinaciones impugnadas, en los términos precisados en las respectivas ejecutorias”, planteó el magistrado presidente del TEPJF, Constancio Carrasco Daza, y el dictamen fue aprobado sin discusión por el pleno, con lo que Alito rindió protesta al cargo durante la sesión solemne de la LXI Legislatura local el mediodía de ayer en el Centro de Convenciones y Exposiciones Campeche XXI.

Mientras tanto, el diputado federal panista Jorge Rosiñol Abreu sigue mostrando mucha prisa para que avancen sus proyectos inmobiliarios en Ciudad del Carmen, particularmente en el predio Restito de las Pilas que le entregaron a precio de remate, tal como en la antigüedad los sacerdotes principales del Sanedrín le entregaron a Judas Iscariote 30 monedas de plata por traicionar a Jesús.

Lo que está por verse es si continuará la muy explicable prosperidad inmobiliaria del traidor y abusivo Rosiñol, o si emulando a Judas regresará el terreno malhabido u opta por otro camino falso.

Por lo pronto, ante su paso altivo en la Isla de Tris, los carmelitas corean al ritmo de Chico Che y su Crisis: “Quien lo ve con su cara tan bonita, quien lo ve destrozando corazones, quien lo ve cuando va partiendo plaza, se alborota y le tiene que gritar: quién pompó, quién pompó, quién pompó terrenitos, quién pompó…”

 

EN PLURINOMINALES: DOS AL PANAL

En la que será la LXII Legislatura local, que asumirá funciones el jueves primero de octubre, del total de 35 diputados que la integrarán, 21 fueron electos por los ciudadanos el pasado siete de junio, y el jueves de la semana pasada, el Instituto Electoral del Estado de Campeche asignó los 14 de representación proporcional, conforme a las fórmulas previstas por la ley en la materia.

De esta manera, el PRI tendrá la mayor bancada con un total de 15 escaños —sólo perdió tres distritos electorales, con sedes en Campeche, El Carmen y Calkiní—-, y sumando fuerzas con los tres legisladores del PVEM, alcanzará la mayoría absoluta con 18 padres conscriptos.

Como segunda fuerza legislativa estará el PAN, con 11 diputados, en tanto las bancadas de Morena y Panal tendrán tres y dos legisladores, respectivamente.

El PRD apenas cachó un escaño de regalo, por lo que a fin de no pasar de plano inadvertido ni desapercibido, a la hora de las propuestas, las discusiones, las réplicas y las “dúplicas”, y las votaciones, tendrá que ver a quién se arrima, y sus posibilidades no serán muchas porque está distanciado de Morena —sus objetivos con miras a los comicios del 2018 son ya divergentes—, y tal vez hasta el Panal le haga fuchi. Habremos de verlo.

Así, agotadas y resueltas todas las impugnaciones relativas al proceso electoral 2014-2015, el pasado jueves el Instituto Electoral del Estado de Campeche asignó las 14 diputaciones plurinominales existentes a cinco partidos que tuvieron derecho a ello por el porcentaje de votación que obtuvieron en la pasada contienda: PRI, PAN, Morena, Panal y PRD.

De este manera, el próximo Congreso del Estado estará integrado así: el PRI tendrá 15 escaños —10 de mayoría y cinco plurinominales—; PAN, 11 —siete de mayoría y cuatro pluris—; PVEM, tres de mayoría; Morena, tres —uno de mayoría y dos pluris—; Panal, dos pluris, y PRD, uno de regalo.

Los diputados de representación proporcional serán: por el PRI, la traidora Ana Graciela Crisanty Villarino, Freddy Fernando Martínez Quijano, Ángela del Carmen Cámara Damas, Javier Francisco Barrera Pacheco y Leticia del Rosario Enríquez Cachón.

PAN: Rosario de Fátima Gamboa Castillo, Silverio Baudelio del Carmen Cruz Quevedo, la señorita María Asunción Caballero May y Carlos Ramiro Sosa Pacheco.

Morena: Carlos Enrique Martínez Aké y Andrea Martínez Aguilar. Panal, José Guadalupe Guzmán Chi y Elia Ocaña Hernández. Y PRD, María del Carmen Pérez López, esposa del líder amoral y propietario de la franquicia familiar, Abraham Bagdadi Estrella.

Finalmente, de los diez partidos políticos que registraron listas de aspirantes a diputados de representación proporcional, sólo cinco alcanzaron la votación necesaria para beneficiarse con el reparto de tales posiciones: PRI, PAN, Morena, Panal y PRD.

O sea que de las agrupaciones a las que el Instituto Nacional Electoral otorgó registro el año pasado: Partido Humanista, Encuentro Social y Movimiento de Regeneración Nacional, en el Estado de Campeche sólo éste último hizo un papel decoroso, ya que obtuvo una diputación de mayoría relativa y dos plurinominales.

En cambio, el PH y el PES, que dirigieron a nivel local los hermanos José Luis y Raúl Quej González, en disputa con Estrella de la Cruz Córdova —quien tenía el reconocimiento del IEEC—, y el hecelchakanense Róger del Carmen Ortegón García, como se dice coloquialmente, ¡no pelaron!, por lo que perdieron su registro a nivel nacional y local.

Tampoco lograron posicionarse en el ánimo del electorado, el PT, que encabezó Antonio Gómez Saucedo, y el MOCI que dirigió Carlos Plata González.

Entresemana se elabora con aportaciones de periodistas y colaboradores de TRIBUNA.

[email protected]