Tribuna Campeche

Diario Independiente

Escudo estilizado, mal inicio de Comuna capitalina

El Congreso del Estado aprobó que ese Escudo fuera el emblema que representara a toda la entidad, pues alude a los tres elementos...

Justo el día en que oficialmente iniciaron labores los nuevos alcaldes, cabildos y gabinetes de los ayuntamientos del Estado de Campeche, el pasado jueves primero de este mes, en la Plaza de la República tuvo lugar el homenaje alusivo al Escudo y el Himno que nos identifican como campechanos.

Y también ese mismo día surgió en las redes sociales un fuerte cuestionamiento sobre la legalidad o ilegalidad de la modificación del Escudo estatal por parte de la Comuna que preside Edgar Román Hernández Hernández, pues la Dirección de Desarrollo Económico y Turismo municipal, que encabeza Roberto Cuevas Noriega, presentó uno con una imagen bastante estilizada.

Eso contrastó, por ejemplo, con lo señalado por el síndico Diego Gutiérrez Hernández, quien durante el evento en la Plaza de la República, recordó el origen de nuestros símbolos y especialmente del Escudo de Campeche.

Así, en presencia del subsecretario “A” de Gobierno, José Luis Góngora Ramírez, y del secretario general de la Sección IV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, el síndico recordó que el primero de octubre de 1777, el rey Carlos III de España otorgó a la Villa de Campeche su Escudo de Armas y recibió el título de Ciudad.

Muchos años después, el 30 de diciembre de 1962 —rememoró el funcionario municipal—, el Congreso del Estado aprobó que ese Escudo fuera el emblema que representara a toda la entidad, pues alude a los tres elementos más importantes de nuestra historia e identidad: Por un lado, las almenas y murallas, construidas para defender a la ciudad de los ataques piráticos.

También son parte del Escudo, los barcos, que testimonian la tradición marinera, ya que los navíos eran fabricados con maderas de nuestras selvas y en astilleros del puerto de Campeche. Y el cordón de San Francisco, quien da nombre a la ciudad.

Gutiérrez Hernández también habló del Himno Campechano. Recordó que su letra enfatiza el espíritu liberal de los campechanos y su relación con el mar a través de su historia, y que fue interpretado por vez primera en el Teatro Francisco de Paula Toro el 16 de septiembre de 1899, durante un evento que encabezó el entonces gobernador Carlos Gutiérrez MacGregor.

Pero mientras el síndico ponderaba que el Himno y Escudo representan la identidad del Estado de Campeche y de sus habitantes, un funcionario municipal subía a las redes sociales una imagen muy estilizada de éste último, que se entiende fue aprobada por el ahora alcalde Edgar Román Hernández Hernández, pasando por alto lo que señala al respecto la Ley Reglamentaria del Artículo V de la Constitución Política del Estado de Campeche, que regula precisamente las características, uso y difusión del Escudo e Himno propios de nuestra entidad, y que en su artículo 3 precisa que toda reproducción oficial del Escudo del Estado debe corresponder fielmente al modelo original, cuando se utilice en vehículos, sellos y documentación oficial de las dependencias, entidades y órganos de la Administración Pública, Estatal y Municipal, y de los poderes Legislativo y Judicial del Estado.

Dicha Ley también menciona que las dependencias, entidades y órganos oficiales, pueden usar sus propios logotipos de identificación, pero siempre en unión con el Escudo del Estado ubicado en lugar o ubicación preferente al de aquellos, es decir, nunca como sustitutos de este último.

Por supuesto, el nuevo Escudo de la naciente administración municipal capitalina, recibió la censura de muchos ciudadanos a través de las redes sociales, en tanto el alcalde Garo Hernández, el Cabildo y el gabinete guardaron hermetismo sobre el asunto. Es un desliz que de alguna manera afecta innecesariamente a la nueva Comuna.

 

RÁFAGA

LA COSTUMBRE DEL GOBIERNO JUSTO Y SOLIDARIO DE HACER obras públicas al garete, para enseguida romperlas una y otra vez, porque a los encargados de licitarlas y supervisarlas se les olvidó algún detalle, quedó patentada nuevamente a mediados de la semana pasada. Los carriles del Circuito Baluartes, entre la glorieta a Adolfo López Mateos y el acceso a la clínica del IMSS, que estuvieron largos meses parcialmente bloqueados por las obras del megadrenaje, tuvieron que cerrarse parcialmente para la construcción del puente peatonal que no hizo oportunamente la Seduop que presidía el arquitecto Jorge Luis González Curi. Cierto, hubo complicaciones viales. Pero se pudieron haber evitado si los puentes se hubieran realizado meses atrás durante los trabajos del drenaje. ¿O no?

 

Entresemana se elabora con aportaciones de periodistas y colaboradores de TRIBUNA.