Tribuna Campeche

Diario Independiente

Democracia vs. populismo

De cabo a rabo

El Fondo Monetario Internacional, organismo financiero más importante del mundo, anunció recientemente la entrada de América Latina a una severa recesión económica. Países como Brasil, Argentina, Venezuela y Bolivia viven momentos muy difíciles que, según todos los analistas, tienen tendencia a empeorar.

Desde hace varios años, estas naciones tienen por gobernantes a populistas que los llevaron al desastre: sus pueblos sufren escasez, crisis, desempleo, fugas de capitales, nula inversión privada y devaluaciones de sus monedas en cascada, llegando al punto en el cual las libertades individuales y hasta el Internet, están limitadas y condicionadas.

En algunos casos como Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Argentina, los habitantes padecen algo aún peor: una dictadura ejercida por líderes populistas con delirios mesiánicos, identificados con lejanos gobiernos islámicos autoritarios, y cuyos presidentes han modificado sus constituciones para reelegirse por tres, cuatro y hasta cinco periodos.

Impotentemente, esos pueblos se limitan a observar enmudecidos cómo las personas que algún día les ofrecieron un cambio y un país mejor, ahora ejercen el poder de manera absoluta, con mano dura, y reprimen, intimidan y encarcelan a quienes piensan diferente o se atreven a criticarlos. Peor aún les resulta que pretendan gobernarlos por tiempo indefinido o hasta el final de sus vidas, desterrando para siempre aquella esperanza de democracia que alguna vez les prometieron.

Afortunadamente, la excepción en América Latina es México. Nuestro país no está, ni estará en recesión, aseguró el Fondo Monetario Internacional. Esto, desde luego, no es por casualidad o magia, sino resultado de las profundas y responsables reformas que impulsó el Presidente Enrique Peña Nieto al inicio de su gobierno, que eran urgentes porque habían mantenido atada nuestra economía por dos décadas, y que ahora permiten sostener las finanzas del país, a pesar de la volatilidad económica mundial.

Esto automáticamente nos convierte en un atractivo lugar para invertir para todas las empresas, y asegura la continuidad del crecimiento económico y las exportaciones. Precisamente para que los mexicanos tuvieran mayores oportunidades de progresar, se proclamó una reforma educativa inicial, que si bien modifica ahora la parte administrativa de ese sector, era inaplazable para fijar condiciones  que permitan mejorar la educación y con ello, el futuro de millones de niños y jóvenes.

Vivimos un México en el que podemos expresarnos con total libertad en las casas, calles, oficinas y por supuesto, en las redes sociales, donde abundan las críticas, burlas, “memes” y virulentos ataques a la dignidad e integridad personal de cualquier persona, llegando incluso hasta el Presidente mismo. A nadie se le castiga por ello, gozamos de tanta libertad para expresarnos, que a veces dejamos de valorarla.

Desafortunadamente, hay quienes dicen lo contrario, y son éstos los que precisamente buscan atorar a México en la tragedia de Ayotzinapa, los mismos que palomearon la candidatura y aplaudieron el triunfo del delincuente José Luis Abarca y su lindura de esposa en Iguala, Guerrero. Fueron ellos precisamente los que mandaron ejecutar el atroz asesinato de los 43 jóvenes.

Es precisamente esa izquierda mesiánica que no propone, la que no encuentra nada positivo en ninguna parte, que sólo vocifera insultos y descalificaciones, habla de espejismos y tira quimeras por donde puede, y que pretende gobernar este país sin tener la mínima voluntad de cumplir todo lo que ahora promete.

Prometer lo que sea con tal de llevar a la silla presidencial a un populista, que de conseguirlo, podría sentirse redentor de la patria y eternizarse en el poder, como pasó con Castro, Chávez, Maduro o el folclórico Evo Morales en Bolivia. Por alguna razón, ese populista no tolera la crítica y acusa complots cada que le imputan una acusación. Imagínese usted, si tuviera el poder, intimidaría y encarcelaría a sus críticos y opositores, porque de acuerdo a su visión, sólo ellos pueden brillar.

Eso es lo que no queremos para México. Sería un retroceso en libertad, democracia, desarrollo social y crecimiento económico. Apostemos a proyectos que mejoren la calidad educativa, a las inversiones que generen empleos, a la estabilidad social. La inmensa mayoría de los mexicanos no somos masoquistas y amamos nuestra pluralidad, nuestro libre albedrío.

 

A PROPÓSITO DE…

A cuatro semanas de iniciar su administración, el gobernador Rafael Alejandro Moreno Cárdenas ha recorrido al menos en dos ocasiones los once municipios, supervisando de cerca el inicio de importantes obras, como las dos subestaciones eléctricas con un valor arriba de los 400 millones de pesos. Además, obtuvo más de mil millones de pesos para mejorar las escuelas y la infraestructura educativa y continúa el combate incesante al dengue y la chikungunya, logrando frenar su avance en el Estado.

El jueves pasado cumplió su compromiso de eliminar la Tenencia vehicular a partir de enero próximo, presentando personalmente en el Congreso la iniciativa para eliminar ese oneroso pago, con lo que se beneficiarán casi ciento cincuenta mil campechanos. Vemos un gobernador con una enorme capacidad de trabajo, comprometido con el desarrollo y crecimiento de nuestra entidad, con la eficiencia y el carácter para lograrlo. Debemos ser optimistas con lo que se vislumbra para Campeche.

Jorge Emilio Nazar Durán