Inicio»Opinión»Un Gobierno que trasciende

Un Gobierno que trasciende

0
Compartidos
Google+

Cuándo por vacaciones, por compromisos familiares, agenda de trabajo u otro motivo, se llega a otro Estado de la República Mexicana, suelen los ciudadanos de ese lugar preguntar: cómo es su gobernador? Cuando el gobernante de cual es tema, es esforzado, la respuesta al interlocutor es inmediata y sin ambages.

Pero, si se trata de un gobernante rampante, para no desprestigiar al Estado, se prefiere no proferir palabras; es mejor un solo comentario lacónico porque de él no hay nada que celebrar;  o sinceramente se declaran resignados: nos equivocamos.

Son momentos cuando el sistema neurológico se altera, la mente trabaja vertiginosamente para coordinar las palabras en respuesta a un cuestionamiento; la mirada se desvía buscando una alternativa de salida y evadir la pregunta; una sonrisa forzada se dibuja en el rostro para no estallar con improperios; pero hay quienes visualizan una oportunidad para desahogar la frustración derivada de un mal gobierno que no enderezó sus pasos, y en estancamiento dejó a la entidad.

Sucede también con quienes a Campeche llegan. También comentan de sus gobernantes; algunos no les dan importancia; pero otros descalifican la conducta de la máxima autoridad de su Estado y, lamentan lo que sucede con suma impotencia; pero hay quienes orgullosos destacan el progreso de su entidad derivado del impulso de la administración gubernamental vigente.

De Campeche se habla, y mucho de su actual gobernante. Desde el inicio de su mandato solucionó problemas existentes y urgentes para la protección y seguridad de la población; su trabajo es visible; sus decisiones, atinadas; su actividad, intensa; y el cumplimiento de sus compromisos una realidad; su trato personal, igual que siempre, accesible.

Se le ve en los parques caminando con los demás ciudadanos, llega a la escuela para dejar a su hijo, platica con los trabajadores de limpieza, continúa practicando deporte con quienes lo hacía antes de ser gobernador, no esquiva a los vecinos quienes lo conocieron de niño, sabe dar soluciones rápidas y evitar el burocratismo, juega con niños y convive con los jóvenes. Es espontáneo, llega a los lugares sin una agenda previa.

Su gobierno trasciende. Los periódicos nacionales y medios electrónicos de la nación lo comentan: el progreso se empieza a filtrar; se observa el afán y el anhelo de repuntar la producción agropecuaria; se autorizan inversiones para diferentes proyectos; las secretarías agilizan sus planes para el desarrollo de las diferentes actividades productivas: Campeche camina.

Se enarbola la pluralidad por el joven gobernante porque la discriminación por colores partidistas yace inexistente; sólo ciudadanos con necesidades, instados a trabajar paralelamente al gran proyecto del jefe del Ejecutivo estatal, quien no deja de insistir y gestionar recursos para Campeche, del cual el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, ha respondido positivamente.

El dinamismo es peculiar, y del cumplimiento de sus compromisos no se niega. El anhelo de miles de ciudadanos para la eliminación de la Tenencia vehicular, se tradujo en la primera iniciativa del gobernador. La anulación fue aprobada por la Cámara de Diputados para favorecer a 146 mil propietarios de sus unidades de transporte.

Este gesto positivo, muestra que gobierna para todos: para los campesinos que son valiosos por hacer producir la tierra; para los empresarios quienes libres son de ampliar sus empresas o invertir para crear nuevas; para los industriales que con proyectos factibles tienen amplio margen para aprovechar la materia prima; para los artesanos que con destreza labran la madera o manejan hábilmente el barro; para las comunidades autóctonas que aunque alejadas son consideradas dentro de proyectos productivos.

La adversidad es innegable; el Gobierno Federal enfatiza la austeridad en estos tiempos; el precio del petróleo ha descendido a niveles nunca vistos; existe una volatilidad cambiaria; la economía del país por la globalización se estremece. El panorama no es boyante; pero aún así, Alejandro Moreno Cárdenas no merma su actividad, cumple sus compromisos, no se detiene, gestiona y lucha para su Estado.

Rogelio May Cocom

Noticia anterior

Eligen Linda Campechana en Secundaria General 15

Siguiente noticia

Reportan dos llamadas más de extorsión telefónica

73 Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *