Inicio»Opinión»Mover a México

Mover a México

0
Compartidos
Google+

Mover a México no es tan sólo un slogan o frase, es la visión y rumbo trazado por el Presidente Enrique Peña Nieto, desde el inicio de su administración, para tener un país competitivo y preparado, capaz de hacer frente a los retos del siglo XXI, en un escenario cada vez más global.

A poco más de 200 años de vida independiente, México estaba obligado a replantear sus retos y oportunidades para lograr que la aspiración de todo mexicano, vivir en un constante mejoramiento económico, social y cultural, se haga realidad.

Nadie puede negar, que la Revolución de 1910, la promulgación de la Constitución en 1917, la integración del Partido Nacional Revolucionario en 1929 y su transformación a Partido Revolucionario Institucional en 1946, son acontecimientos que definieron, perfilaron y construyeron el México del siglo XXI.

Esto es así, porque fueron esos ideales y su adopción por los gobiernos —en el ámbito federal hasta el año 2000— los que impulsaron la construcción de un país de instituciones —como IMSS, Infonavit, Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, Conade, Injuve, Conaculta y muchas más— que detonaron importantes acciones y beneficios a favor de las familias y de todos los sectores sociales y económico-productivos del país.

Sin embargo, ante la llegada del nuevo siglo, era necesario redefinir las prioridades, los retos y las oportunidades, reconociendo la nueva realidad que existe en los tiempos actuales, sin perder de vista lo ya realizado.

La tarea requería también tener en cuenta el contexto global en el que vivimos hoy en día todas las personas, familias y países, y a partir de ello saber las condiciones y el papel que debemos tener como nación, visualizando fortalezas, debilidades, retos y oportunidades; en suma, estar preparados para ser capaces de derribar las barreras que limiten el desarrollo y prosperidad nacional.

Consciente de la alta responsabilidad que implica gobernar, el Presidente Enrique Peña Nieto nunca ha perdido de vista el reto que tiene su administración desde el 1 de diciembre de 2012 y hasta el 30 de noviembre de 2018: Crear las condiciones que México necesita de acuerdo a la nueva realidad.

¿Cuáles son esas nuevas condiciones? En materia educativa, por ejemplo, en el siglo XX se tuvo como prioridad tener cobertura educativa en todo el país; es decir, se procuró la existencia de una escuela hasta la comunidad más apartada para garantizar acceso a la educación de la niñez y de nuestros jóvenes. Hoy en día, las circunstancias muestran que el reto no es sólo brindar educación sino garantizar que ésta sea de calidad y permita tener capital humano preparado y competitivo, razón de ser de la Reforma Educativa.

Motivando un amplio consenso, a través del Pacto para México, no se dudó en ningún momento en impulsar, además, iniciativas que permitieron concretizar en total 13 reformas trascendentes, que no podían esperar más, como: laboral, hacendaria, financiera, penal y ley de amparo, energética, competencia económica, telecomunicaciones, político-electoral, transparencia, anticorrupción y de disciplina financiera.

Reformas que dan certeza en el rumbo y conducción del país, cuando la marca de todos los días en el contexto global es la incertidumbre. Ciertamente los resultados no se darán de la noche a la mañana, pero se han creado las condiciones necesarias para empezarlas a generar. Por ejemplo: la de telecomunicaciones ha logrado ya eliminar el costo de la larga distancia y reducir de manera sustancial el costo de la larga distancia internacional y de la telefonía móvil y fijas.

La energética permitió eliminar los aumentos mensuales en el precio de las gasolinas e iniciar el proceso de liberación de los precios de los combustibles de manera ordenada; y la hacendaria, que ante la caída de los precios del petróleo y de la disminución de los ingresos petroleros, ha brindado solidez a la economía mexicana y motivado una mayor recaudación que, ante los escenarios económicos internacionales de incertidumbre, evitan que las tasas de interés se incrementen, se mantenga una tasa de inflación baja, que no se creen nuevos impuestos y mucho menos se establezca el IVA en alimentos y medicinas.

Reformas transformadoras que, como bien expresó nuestro gobernador Alejandro Moreno ante el Presidente de la República en su reciente visita a Campeche, “son las más importantes en el país en los últimos 75 años”, y como ha reiterado el Presidente Peña Nieto, son muestra de que “el Gobierno de la República está actuando con responsabilidad”.

Reformas transformadoras que hacen ver que, en México tenemos un Gobierno que sabe de lo que se necesita para avanzar, sin necesidad de recurrir a la simple ocurrencia; que permitirán romper inercias y tener un proyecto de nación acorde a la realidad y a los tiempos que vivimos.

Si el siglo XX permitió construir en el país instituciones que eran necesarias y no habían, el siglo XXI bajo la conducción de Enrique Peña Nieto, ha permitido impulsar una etapa de transformaciones, porque avanzar implica transformar, y para transformar la vida de los mexicanos y sus familias hasta alcanzar sus legítimas aspiraciones de prosperidad se necesita #MoveraMéxico.

Miguel Ángel Sulub Caamal

Noticia anterior

Muere político Juan Pablo Naal Tamay

Siguiente noticia

Kalimba dará concierto sinfónico a beneficio

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *