Inicio»Opinión»Ambicioso pacto para revertir el cambio climático

Ambicioso pacto para revertir el cambio climático

0
Compartidos
Google+

Es menester celebrar el pacto universal para combatir el cambio climático que lograron 195 naciones del orbe.

Es necesario poner nuestro empeño y compromiso para encarar juntos la crisis ecológica que amenaza el planeta por el calentamiento global. Se pretende que la temperatura media a finales de siglo no se incremente más de 2 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, y hay el compromiso de intentar que quede en 1.5 grados Celsius.

El pacto representa un enorme salto respecto del protocolo de Kioto, que entró en vigor en 2005. En tanto aquel fue suscrito únicamente por 37 naciones, todas ellas desarrolladas, el de París lleva la firma de 195 países, incluidos los más contaminantes: China y Estados Unidos.

Es deber de todos la preservación del planeta. Lo signado en París implica un exhorto a los agentes económicos para que orienten sus inversiones hacia las energías limpias, y apuesten por un modelo productivo que no dependa tanto de los combustibles fósiles.

Para el 2050, las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero causadas por la actividad humana deberán ser menores o iguales a lo que árboles y bosques pueden absorber; los países establecerán límites de emisiones, aunque voluntarios serán revisados y deberán aumentar cada 5 años.

Cada país está obligado a informar sus metas y actuar para reducir emisiones. Aunque no se penaliza que las metas no se cumplan, más hay mecanismos de transparencia para monitorear quién está cumpliendo. Los países desarrollados emitirán la información más completa sobre su progreso.

Los países más desarrollados ayudarán financieramente a los menos favorecidos a cumplir sus metas, y aunque no se especificó, se plantea crear un fondo de hasta cien mil millones de dólares.

Muchos son los retos y compromisos realizados en el marco de la 21 Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP21), metas ambiciosas en las que más nos vale aplicarnos para revertir en mucho el daño que los humanos hemos causado a nuestro deteriorado planeta. Es necesario volver los ojos a la naturaleza, respetarla e incluso poner el ejemplo a los menores.

Jefes de Estado, legisladores, padres de familia, profesores, empresarios y ciudadanos todos, cada uno desde la trinchera que nos corresponde, habremos de procurar sanar el daño que hemos hecho a nuestros bosques, océanos, glaciares y en suma a nuestro mermado medio ambiente; para evitar heredar a futuras generaciones sequías irreversibles, inundaciones severas, falta de alimentos y un planeta inhóspito en suma.

Francia ha felicitado a México por la Ley de Transición Energética, que en días recientes aprobó el Congreso y que nos permitirá luchar contra el cambio climático; se trata de un instrumento para impulsar el crecimiento verde y un futuro sustentable.

Por otra parte, resulta alentador que Alemania invierta 15 millones de euros para apoyar la conservación de la biodiversidad en México.

En el concierto de las naciones si unas apoyan a otras, creo que lograremos sentar las bases para hacer realidad cada uno de los compromisos planteados en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. A pesar de que las organizaciones ecologistas no estén del todo satisfechas, sus críticas son válidas y seguramente serán tomadas en cuenta a la hora de aplicar cada una de las acciones propuestas.

Aún estamos a tiempo y la cumbre celebrada en París puede ser una oportunidad para la transformación de la economía, del progreso global, así como la de generar alianzas y solidaridad por una causa vital como resulta ser el cambio climático.

[email protected]

Tere Mora Guillén

Noticia anterior

Aseguran a tres mujeres por tratar de impedir arresto de sospechoso

Siguiente noticia

Enemigo o adversario

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *