Inicio»Opinión»Al compás del son

Al compás del son

0
Compartidos
Google+

Es muy raro crear recuerdos cuando los recuerdos ya están creados.

Para los campechanos ir a Mérida es como si fuésemos al parque de la esquina. La magnífica carretera que ahora tenemos da lugar a un viaje rápido y placentero.

Cada vez que vamos, algún hijo que se brinda a llevarnos, los viejos padres no deben andar solos, ésta vez fue Lorena que estando de vacaciones nos acompañó. El viaje de compras, de clínicas, de visita al hermano, cuñada y nieta prometía ser más que entretenido.

Saliendo por el malecón, de pronto comencé a sentir las notas de una composición orquestada de música campechana, todavía tengo en mis sentidos, en  la piel, mi ser y el corazón el llamado de la sangre de este Campeche de tardes de sol, de playa y noches estrelladas, de murallas y piratas seductores, de mujeres criollas de andar cadencioso y miradas de miel, de pregoneros que venden con poesía, de campechana que seduce con pasión.

Cada nota, cada arpegio llenaron mi alma de recuerdos bellos cubiertos de pasos por las calles en la tierra de mis hijos, mis padres, mis abuelos, que un día sintieron como yo la brisa de la tarde y el sol de medio día.

Que pudieron saborear comidas lugareñas, panes, zapotes, guayas, caimitos, tamarindo, que saciaron la sed de tardes calurosas con agua de coco, de marañón y la riquísima horchata.

En el estéreo, La Sinfónica de Campeche siguió dando un concierto de música suave, larga, lenta, que fue subiendo poco a poco, con ternura hasta llegar al estallido en la sublime creación de los maravillosos campechanos que nos dejaron el lazo de unión entre un pueblo y su gente, Juan de la Cabada y Darío Herrera, Zoyla Quijano Mc Gregor, Ricardo Ávila Reyes, Miguel Ángel Valladares, Pepe Narváez, Gonzalo Romeu, José Ferreiro. Y en la plenitud del encanto musical, nuestro Ramón Bocos Rosado con el himno champotonero el Danzón Champotón. Que llena mi mente de recuerdos. Noche de luna bailando con Carlos en el baluarte de San Miguel en una noche de fiesta turística, Danzón en Canadá a través de un C.D. en visita de intercambio cultural inolvidable.

Si, fue un viaje para recordar.

Aracelly Castillo Negrín

Noticia anterior

Choca contra poste de CFE; queda con diversas fracturas

Siguiente noticia

Portada