Inicio»Opinión»“HORIZONTES”

“HORIZONTES”

0
Compartidos
Google+
En su lucha por sobrevivir ante una debilitada economía, sin oportunidad laboral, en Valencia, España; hay quienes claman por piezas de caza para combatir el hambre.  Son padres de familia que han ejercido diversos oficios y que poco a poco se han visto en la necesidad de suspender pagos desde la hipoteca de una vivienda, hasta la luz o la factura del agua.
Gente normal, como uno, que están desesperados por llevar un pedazo de carne a su retoños, han solicitado a cazadores aficionados, a los que lo único que les interesa es la cornamenta o cabeza de un animal, les donen el resto de la carne que puede ser desde una liebre, un venado, un jabalí o una ave. Ya que en el mayor de los casos el producto de la caza termina siendo manjar de perros.
No pocos afirman que el hambre llega poco a poco, al principio como aleteo en el párpado que apenas se percibe, luego como si te echaran un puñado de tierra a los ojos, se pierde la visión. Posteriormente se recurre a la rapiña de frutos o verduras.
España es el sexto país donde más comida se tira a la basura, y aunque los servicios sociales les ofrecen ayuda como macarrones, garbanzos y galletas, los padres de familia afirman que la carne es la proteína que requieren.
Y casos de pobreza y hambruna lamentablemente son también cotidianos en México por más programas y cruzadas que se realizan. Hoy se ofrecen pocos trabajos, mal remunerados  y hombres, mujeres y niños, se encuentran  diariamente, en los contenedores de basura de la Central de Abastos, en busca del alimento para saciar el hambre.
Lo más triste del caso, es que el mundo produce lo suficiente para alimentar a toda la población de alrededor  de 7 mil millones de individuos. Sin embargo, una de cada ocho personas en el planeta va a la cama con hambre cada noche. En algunos países, uno de cada tres niños está bajos de peso.
 
Por otra parte, los conflictos armados interrumpen de manera constante la cosecha y producción de alimentos. Este tipo de conflictos también fuerza a millones de personas a huir de sus hogares, lo que provoca severas crisis en la seguridad alimentaria de las personas que, una vez que se desplazan, se encuentran sin los medios para poder mantenerse a sí mismas, tal es el caso del conflicto en Siria.
Asimismo, el conflicto creciente en Somalia y la República Democrática del Congo, ha contribuido significativamente al alto nivel de hambre en esos dos países. En comparación, el hambre se está reduciendo en las partes más pacíficas del continente africano como Ghana y Ruanda.
 
Investigaciones realizadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), demuestran que la inversión en agricultura es cinco veces más efectiva en la lucha contra el hambre y la pobreza, que la inversión en cualquier otro sector.
Esperemos en un futuro cercano, los gobiernos se apliquen para abatir la hambruna que causa analfabetismo, graves problemas de salud y en casos extremos la muerte.
Habrá que hacer esfuerzos cotidianos en cada hogar para evitar el desperdicio de alimentos, en dado caso es mejor compartir el pan y la sal con el mundo que nos rodea, y que en ocasiones lo encontramos en cada esquina de nuestra ciudad y en diversos países del orbe.  Recordemos que tan importante es nutrir el cuerpo como el alma de nuestros niños, saciar su hambre de alimentación y de conocimiento, ya que ellos serán el futuro de la humanidad.
Por: Tere Mora Guillén
Noticia anterior

Fémina pide ayuda para su hija en coma

Siguiente noticia

TÓMELO CON CALMA

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *