Inicio»Opinión»El lec

El lec

0
Compartidos
Google+

Mi madre llegó a Campeche recién casada desde Piedras Negras, Coahuila, a orillas del Río Bravo que cruza la frontera.

Mi infancia fue diferente a la de las demás niñas, en la casa no había hamacas, ni tinajas, ni tortillas de maíz y mucho menos comidas de la región. Mientras mi madre se adaptaba no tardamos en recibir un curso intensivo con nuestras nanas —unas mesticitas que no les daba la gana hablar el español—, y mi pobre madre aprendió de la manera más difícil y sufrida, para ella que no entendía las pocas palabras de nuestro hermoso español arcaico.

En casa de mis amigas jugaba en las hamacas, ellas hablaban con palabras desconocidas que fui aprendiendo, me encantaban las tortillas torteadas, el agua que sacaban de la tinaja con un cucharón y el “lec” donde guardaban las tortillas recién hechas.

Hace unos días mi amiga Nyndira Mas, directora de Cultura Municipal, me invitó a  una hermosa, colorida y variada exposición de lecs pintados en brillantes colores. Esta técnica nace de un curso de capacitación que organiza el Instituto de Capacitación para el Trabajo del Estado de Campeche (Icatcam).

La técnica está capitaneada por el artesano-instructor Luis Alfonso Uc Poot, Premio Nacional de Grabado en Lec. Su técnica la amplía en Olinalá, Guerrero, convirtiéndose en el único que graba y pinta sobre la aplicación de laca y hoja de oro, al ser enviado a capacitarse por la institución.

Para completar estos trabajos, el incansable promotor cultural Alejandro MacGregor, nos explicó sobre las diferentes formas y tamaños de “lecs” en peligro de extinción; el gran problema en la producción que tratan de rescatar es que la siembra es cada día más difícil.

Hay dos tipos, uno que se siembra a la sombra del maíz —que es el calabazo— y otro que se da en árboles; tanto uno como otro escasean tremendamente.

Se necesita apoyo en la producción para lograr que sea Patrimonio Cultural con denominación de origen campechano, porque sólo aquí se está aplicando esta doble técnica.

Mis felicitaciones a las personas involucradas en esta iniciativa que viene a enriquecer la artesanía local y el turismo en general; si no luchamos por lo nuestro, más tarde otro estado tendrá lo que nosotros dejamos ir.

Rosa María Lara Aguirre

Noticia anterior

Cae árbol y daña camionetas

Siguiente noticia

Grave atentado a flora y fauna por la siembra